tiroteo en francia >

Oleada de condenas por el asesinato de un profesor y tres alumnos de una escuela judía de Toulouse

AGENCIAS | París

Multitud de gobiernos, instituciones internacionales y organizaciones judías han manifestado su condena por el asesinato este lunes de un profesor y tres alumnos de una escuela judía Ozar-Hatorah de la ciudad francesa de Toulouse.

Uno de los primeros en posicionarse frente a esta “tragedia nacional” ha sido el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien ha anunciado que este martes se guardará un minuto de silencio en todos los colegios del país “en memoria de los niños de este colegio”.

“Son nuestros hijos, no son simplemente vuestros hijos (…). En el territorio de la República no se asesina a niños de esa manera sin rendir cuentas por ello”, subrayó Sarkozy, según los medios franceses.

El jefe de Estado estaba acompañado de numerosas personalidades, entre ellas el presidente del Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia, Richard Prasquier. “Me gustaría decir a todas las autoridades de las comunidades judías lo cerca que nos sentimos de ellas”, ha declarado. El jefe del Estado francés realizó un llamamiento a la convivencia “No debemos ceder frente al terror (…), los colegios deben continuar funcionando, las personas deben poder practicar su religión”, ha agregado.

El arma utilizada en este ataque contra la escuela judía Ozar-Hatorah es la misma que la que acabó con la vida de tres militares franceses de origen magrebí la semana pasada en esa misma zona. Aunque este dato aún no había sido publicado por la Policía cuando intervino Sarkozy, el jefe del Estado francés realizó un llamamiento a la convivencia.

Por su parte, el candidato socialista a las presidenciales francesas, François Hollande, denunció hoy como “antisemita” el asesinato de tres niños y un adulto en una escuela judía de Toulouse, con el que subrayó que “toda Francia (…) ha sido atacada”.

Hollande, que se desplazó a primera hora de la tarde hasta el colegio Ozar Hatorah por el que había pasado poco antes el presidente francés, Nicolas Sarkozy, puso el acento en que “se ha atacado una escuela judía”.

“Al antisemitismo se ha añadido la abyección”, señaló el líder socialista, quien puntualizó que no es tanto “una escuela de judíos, sino toda Francia la que ha sido atacada”.

Calificó lo ocurrido como “un enorme drama, horrible”, aseguró que los franceses no olvidarán a estos niños muertos y pidió “una respuesta común y firme de toda la República” para dar con “un asesino” al que hay que detener lo más rápido posible.

También el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha condenado con firmeza el “crimen odioso” e “intolerable” de Toulouse. “En nombre de la Comisión, condeno firmemente este crimen odioso y expreso todo el horror que nos inspira esta violencia vergonzosa. No hay nada más intolerable que la muerte de un niño inocente”, ha denunciado Barroso en un comunicado oficial.

Barroso, en una declaración leía por la portavoz Pia Ahrenkilde al principio de la rueda de prensa diaria de la CE, manifestó su profundo pesar por el tiroteo en la escuela judía de Toulouse, que causó la muerte de tres niños y un profesor.

El presidente del Ejecutivo comunitario envió sus condolencias a las familias de las víctimas de este “crimen intolerable” que “nos inspira horror”.

Desde Washington, un portavoz de la Casa Blanca, Tommy Vietor, ha indicado que están “muy entristecidos por la noticia del horrendo atentado perpetrado esta mañana”. “Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias y amigos de las víctimas y compartimos el duelo de la comunidad. Nos sumamos al Gobierno de Francia en la condena contra este acto de violencia atroz y no provocado en los términos más contundentes posibles”, ha apostillado.

Ha trascendido que el profesor fallecido en el tiroteo, Jonathan Sandler, tenía la doble nacionalidad francesa e israelí y precisamente desde el Estado judío, su primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha condenado este “despreciable asesinato” y ha manifestado su confianza en que las autoridades francesas “harán todo lo posible para hallar al asesino y prometo que Israel ayudará a Francia a ello”.

Diversas organizaciones judías se han sumado también a la condena, como la Federación de Comunidades Judías de España. “Los judíos españoles manifestamos nuestra profunda tristeza por la muerte del profesor franco israelí, Jonathan Sandler, de 30 años, rabino de la escuela, de sus hijos Arieh de 3 años y Gabriel de 6 y de Miriam Monsonego de 8 años, hija del director del colegio”, explica el grupo en un comunicado.

“La FCJE exige a las Autoridades que adopten las medidas pertinentes para velar por la seguridad de las minorías y que garantice el cumplimiento de la ley”, concluye.

La Conferencia Europea de Rabinos y el Congreso Judío Mundial (CJM) han expresado igualmente su pesar por el atentado. El presidente del CJM, Ronald S. Lauder, ha reaccionado con “horror” y “conmoción” ante la noticia. “Hoy, los judíos de todo el mundo están inmersos en el dolor y por este despreciable atentado terrorista. Atentar contra niños es un acto especialmente vil y enfermizo y nada lo puede justificar”, ha señalado.

También desde el Vaticano se ha condenado este “acto horrible y lleno de ignominia”. “Suscita profunda indignación y desconcierto, así como la más firme repulsa y condena, también por la edad y la inocencia de las pequeñas víctimas y porque ha sido perpetrado en una pacífica institución educativa judía”, ha indicado el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha enviado un telegrama al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, para trasladarle sus condolencias tras el tiroteo registrado en una escuela judía de Toulouse en el que han muerto cuatro personas, tres de ellas niños.

En su telegrama, Rajoy expresa la condena del Gobierno por la tragedia en la escuela Ozar Hatorah y manda también sus “más sentidas condolencias” a las familias de los fallecidos, a la comunidad judía y al conjunto de la nación francesa.

“El Gobierno de España condena los hechos y ofrece su apoyo al Gobierno de Francia y a sus fuerzas de seguridad para la detención de los responsables de unos asesinatos que nos han conmocionado por su crueldad”, señala en el telegrama.

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abás, condenó el atentado perpetrado hoy contra una escuela judía en Toulouse (sur de Francia), en el que murieron tres niños y el padre de dos de ellos, en un telegrama enviado a su homólogo Nicolas Sarkozy.

En el cable, Abás “subrayó su oposición a la violencia contra civiles y envió sus condolencias a las familias de las víctimas”, informa “Wafa”, la agencia oficial de noticias de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Previamente, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, había criticado a la ONU a causa del ataque, al señalar que no ha “escuchado condena alguna” de Naciones Unidas al tiempo que el Consejo de Derechos Humanos recibió este lunes a un dirigente político del movimiento islamista palestino Hamás.