educación >

Pérez: “Una herramienta como PISA no viene a castigar a nadie”

El vicepresidente del Gobierno canario, José Miguel Pérez. / DA

G. GULESSERIAN / F. DOMÍNGUEZ | Santa Cruz de Tenerife

El gran ausente en la presentación del denominado PISA canario habló ayer del controvertido estudio, que fue dado a conocer el pasado lunes en Las Palmas de Gran Canaria por un grupo de expertos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). El vicepresidente del Ejecutivo autonómico y consejero regional de Educación, José Miguel Pérez, de visita en un colegio de La Orotava, quiso dejar claro que el informe es una herramienta “que no viene a castigar a nadie”. “El Gobierno tiene cogido el pulso de los problemas educativos del Archipiélago y, desde luego, tiene muy claro lo que hay que hacer”, apostilló para insistir en que su Consejería “está empeñada” en que las Islas “posean un denominador común” en materia educativa. “Y para eso”, subrayó, “se ha creado una comisión parlamentaria sobre la educación en Canarias”.

Pérez negó que haya habido una intención por parte de la Consejería de “dilatar el informe y de ocultar no sé qué cosa”. Pese a ello, no aclaró los motivos por los cuales no había acudido a la presentación del documento. El consejero desmintió que los profesores canarios tengan más sueldo y más vacaciones que los del resto de España. “Que se lean el informe que para eso está colgado”, declaró. El consejero apuntó que en el documento se plantea todo lo contrario. Así, sostuvo que en España y en Canarias “el personal docente trabaja más de 100 horas por encima de la media europea”. “Este dato es fundamental que se sepa”, indicó. En relación al salario, también refutó el argumento de que ganan sueldos altos, y resaltó que el profesor que entra tras obtener una oposición, “salvo trienio, gana lo mismo que el que ya está trabajando”. También dijo que el PISA canario “es una herramienta igual que otra a la que se somete el conjunto del sector educativo; y añadió que plantea algunas cuestiones “muy notables”, como la fortaleza y debilidades que tiene el sistema educativo. En su opinión, resalta “con toda claridad” que en el Archipiélago, los alumnos con menos recursos económicos tienen más posibilidades de triunfar en educación que otros en la misma situación de otras comunidades autónomas. Respecto a las debilidades, se refirió a que el rendimiento de los alumnos “es malo”. Por eso, la OCDE sugiere que se deben cambiar algunos aspectos, “aunque el Gobierno ya están poniendo en marcha algunas cuestiones”.

Cuestionado sobre por qué el informe no se presentó antes a la comunidad educativa, una de las principales críticas del sector, respondió: “PISA tiene una norma y la excepción se hizo el lunes al presentar el informe en un territorio concreto y no a nivel internacional, como se hace siempre”. Al ser consultado sobre si estaba de acuerdo con el estudio al ser una herencia de la anterior legislatura, el consejero espetó: “Es el informe de un organismo internacional que trabaja este tema en diversas partes del mundo y que tiene los criterios de la OCDE. Yo puedo tener mis opiniones particulares pero no es lo importante”.

Por otro lado, las reacciones al contenido del PISA canario no se han hecho esperar desde la comunidad educativa. El Consejo Escolar de Canarias (CEC), una institución representativa de los diversos puntales que conforman el sector, asegura que el documento viene a decir prácticamente lo mismo que esta entidad ha dicho en los últimos tiempos, en cuestiones como autonomía de centros, formación del profesorado, mejor redistribución de los recursos, la cultura de la evaluación, etcétera. “Si esto contribuye, al menos, a sumar más voces para mejorar el sistema educativa, pues bienvenido sea”, apostilló la presidenta del CEC, María Dolores Berriel. La responsable del Consejo Escolar comentó que existen algunos aspectos con los que no están de acuerdo, como cuando se apunta al “largo periodo vacacional” existente. Berriel aclaró que la duración es similar a muchos países pertenecientes a la OCDE, como es el caso de Francia o Suiza, aunque “distribuidos de otra manera”.

“100 páginas, en seis meses”

Los sindicatos de enseñanza también salieron al paso de muchas de las aseveraciones recogidas. STEC-IC fue el más contundente en sus críticas. La portavoz de esta organización sindical, Mary Bolaños, insistió en el retraso en dar a conocer el documento. “Se ha tardado seis meses en traducir 100 páginas”, ironizó, para censurar luego la “hoja de ruta” programada para su difusión. A su juicio, el no mostrarlo antes a la comunidad educativo ha provocado que se hicieran todo tipo de interpretaciones y se produjera un “daño” a la imagen del profesorado. Bolaños opinó que la presentación del PISA canario se ha realizado de manera “sesgada” al difundir públicamente sólo 15 de las 41 recomendaciones, especialmente las “que interesaban más”. La representante de STEC-IC consideró que, en una primera lectura del estudio, las “medidas seleccionadas” tienen el sesgo del “discurso neoliberal” de la OCDE, algo que se advierte en la revisión de la jornada escolar y en el incentivo a los docentes sólo por resultados. “Mucho nos tememos que todo ello esté ligado a recortes y a la reducción de plantillas”, aseveró.

Anpe Canarias, por el contrario, valoró con matices el contenido del informe, si bien coincidió con STEC-IC en el “excesivo retraso” en la traducción y en no dar protagonismo al Consejo Escolar de Canarias, lo mismo que opinó la federación de padres Fitapa. Anpe aplaudió, no obstante, que la OCDE reconozca “oficialmente el carácter equitativo e integrador de la enseñanza pública”.

Desde la entidad Fitapa se puso de relieve que el documento no puede servir de “arma arrojadiza” contra la comunidad educativa y espera que ayude a “terminar con los vaivenes en la política educativa”.

[apunte]

REACCIONES

María Dolores Berriel – Consejo Escolar de Canarias: “El documento no aporta nada nuevo”

La presidenta del Consejo Escolar de Canarias sostiene que el informe no aporta nada nuevo que no se supiera ya, y que el único valor que puede tener es que “lo dicen agentes independientes”. Berriel precisó que el 80% de las propuestas que recoge ya han sido puestas sobre la mesa por esta institución, y que el resto corresponde a cuestiones relacionadas con otros ámbitos, como las condiciones laborales de los docentes.

Pedro Crespo – Presidente de Anpe Canarias: “Hay cuestiones que nos parecen muy graves”

Crespo opina que, a pesar de que el documento refuerza alguno de sus planteamientos, “hay cuestiones que nos parecen de una extremada gravedad, como la aplicación generalizada de la jornada escolar continua, la estructura retributiva de las nóminas del profesorado o la capacidad de los directores para elegir docentes”.

Eusebio Dorta – Presidente de Fitapa: “Debe servir de autocrítica para todos”

El responsable de la Federación Insular de Padres de Alumnos de Tenerife (Fitapa) afirma que el estudio “debe servir de autocrítica” a los diversos componentes de la comunidad educativa, en lugar de echar la culpa a los profesores. Dorta, quien subrayó que la presentación de PISA obedecía a un criterio “efectista y populista”, abogó por que éste sirva de base para un amplio consenso.

[/apunte]