Día Mundial del Agua >

Piden que la legislación española “se reconozca el acceso a agua y saneamiento como derecho humano”

EUROPA PRESS | Madrid

La Coordinadora de ONG de Desarrollo (Congde) ha pedido al Gobierno que en la legislación española “se reconozca el acceso a agua y saneamiento como derecho humano” y que cumpla los compromisos contraídos en materia de ayuda oficial al desarrollo en lo relativo a la provisión de servicios básicos, coincidiendo con en el Día Mundial del Agua, que se celebra este jueves.

La CONGDE ha denunciado que “el hambre y la sed se extienden por los cuatro puntos cardinales, acrecentando la vulnerabilidad de las personas, especialmente de las mujeres y las niñas”. En este sentido, apunta que resulta “paradójico” comprobar que, existiendo acuerdo sobre las causas que provocan el hambre y la sed en gran parte de la población mundial, la comunidad internacional no tome las medidas necesarias para afrontarlas.

En este sentido, ha explicado que las actuaciones de las ONG deben ir acompañadas de políticas globales encaminadas a potenciar la agricultura a pequeña escala, detener la degradación de la tierra y las aguas, afrontar las repercusiones del cambio climático en los recursos naturales –básicamente la tierra y el agua– o fomentar la participación de las mujeres en la toma de decisiones, especialmente las referidas al acceso a la tierra y a la gestión del agua.

La Coordinadora defiende, por lo tanto, que la gestión y regulación de los servicios de agua y saneamiento “se realicen de acuerdo con los criterios de servicio público y no se conviertan en un activo financiero, poniendo en peligro el acceso universal al agua y saneamiento”. En definitiva, ha reivindicado “un nuevo modelo de gobernanza que garantice el derecho humano al agua y al saneamiento a todas las personas”.

Por último, ha reclamado al Gobierno español que incida en el ámbito internacional para que el derecho humano al agua y saneamiento sea reconocido y garantizado en todos los países; y que la transparencia, participación pública y la rendición de cuentas estén siempre presentes en las políticas relacionadas con la cooperación al desarrollo.