adeje >

Playa Paraíso: veinte años de espera

El presidente del colectivo vecinal, Fernando Fábregas. / DA

VICENTE PÉREZ | Adeje

Desde finales de enero, los vecinos de Playa Paraíso pueden decir que son ya plenamente adejeros. Durante veinte años la urbanización, en la que residen unas 3.000 personas y funcionan cinco hoteles, no gozó de los mismos servicios públicos que el resto de Adeje, al no estar recibida por el Ayuntamiento. Pero ese día, el Pleno acordó por unanimidad la recepción.

Tras este paso histórico, ahora empieza otra fase para los residentes en la zona: la de ir completando todos los equipamientos y el nivel de prestaciones públicas que necesitan y a las que tienen derecho. En todos estos años pagaron impuestos como el IBI y el de rodaje, y a la vez una cuota a la Entidad Urbanística de Conservación (EUC), que se encargaba de mantener la urbanización a la espera de su recepción por el Consistorio.

El presidente de la asociación de vecinos de Playa Paraíso, Fernando Fábregas, reitera su satisfacción por el acuerdo unánime aprobado en el Pleno municipal de enero, y cree por ello llegada la hora de una serie de mejoras para el barrio. “No son obras que cuestan mucho dinero, pues somos conscientes de la crisis, y con voluntad política se mejorarían mucho las condiciones de habitabilidad”, sostiene.

En el listado de peticiones figuran demandas como más aparcamientos, aprovechando espacios ya municipales; la unión peatonal con Callao Salvaje mediante un puente sobre el barranco; la limpieza de jardines y solares llenos de basura, y equipamientos como una guardería, un local sociocultural, un colegio y un gran parque que aprovecharía una zona ya arbolada pero abandonada junto al barranco de El Pinque, que está encauzado, según Fábregas.

Otra de las demandas es la construcción de una rotonda en el cruce de la carretera general a Los Gigantes, vía competencia del Cabildo (al que el Ayuntamiento ya ha pedido esta obra), de modo que tenga cuatro salidas, sumando una a las ya existentes para desviar el tráfico que va al interior de Armeñime.

Esto, pensando en los automovilistas, pero la Asociación de Vecinos también plantea, para los ciclistas y peatones, crear un paseo por la costa entre Playa Paraíso y La Caleta, intentando llegar a un acuerdo con el campo de golf, pues ahora en bicicleta o a pie entre ambos núcleos solo es posible llegar mediante pistas de tierra impracticables.

El colectivo vecinal solicita seguridad peatonal en la parada de taxis, a la que los usuarios sólo pueden acceder atravesando los jardines, a menudo sucios, o invadiendo la vía pública, con el consiguiente riesgo de atropello.

La playa, que fue regenerada por el hotel Roca Nivaria, está en buenas condiciones, aunque en su entorno hay basura acumulada y vegetación seca. Los vecinos piden además que se la dote de duchas, o de un lavapiés, aprovechando que la red de agua potable pasa junto a la playa.

Se trata solo de algunas de las mejoras a las que aspira ahora este vecindario -también azotado por el paro- y que suponen un reto para esta urbanización, por lo que como reza el clásico lema, la unidad hace la fuerza. De ahí que Fábregas invite al vecindario a sumarse a esta asociación, cuyo email de contacto es decorral2000@yahoo.es, y que sólo requiere una única cuota anual de 15 euros por familia.

[apunte]

Falta de aparcamientos. Los vecinos solicitan aparcamientos públicos en un solar municipal junto al Club Paraíso, también en el paseo de acceso a la playa, aledaño al centro comercial Roca Nivaria, y en la explanada de tierra junto al barranco de El Pinque.

Solares con basura. La limpieza en algunos sitios deja mucho que desear. El cauce del barranco de El Pinque, junto a una depuradora, está convertido en un vertedero ilegal. También hay basura junto a la playa y la avenida Adeje 300.

Un paseo ‘sembrado’ de defecaciones. Los jardines son una asignatura pendiente, como en este paseo litoral que parte de un lateral del hotel RIU, con los parterres vacíos de verde, pero llenos de defecaciones caninas: una pésima imagen para los turistas.

[/apunte]

Puente hacia Callao Salvaje

En la foto, Marisol y Sebastián, matrimonio de turistas burgaleses, posando para este diario en la costa donde se haría el paseo, y hasta apoyaron la idea, pues lamentaron no poder llegar al otro lado. / DA

La asociación vecinal ha propuesto al Ayuntamiento unir Playa Paraíso y Callao Salvaje con un paseo marítimo de poco coste que salve el barranco con un puente de madera, y que luego, en tierra firme, continúe con un pasillo de tablas y tramos de tierra. Una idea que, según Fábregas, ha acogido bien el Ayuntamiento, porque sería un proyecto “más barato y menos impactante” que el paseo previsto, que requeriría expropiar plataneras.