estado de la nacionalidad > gestión del gobierno

Rivero dice que Canarias “quiere dialogar” con Mariano Rajoy

El presidente de Canarias, Paulino Rivero, se dirige hacia los diputados del Partido Popular. / FRAN PALLERO

BEGOÑA AMEZUA | Santa Cruz de Tenerife

El presidente autonómico, Paulino Rivero, envió ayer un mensaje al jefe del Ejecutivo estatal, Mariano Rajoy, para dialogar con el Gobierno de Canarias porque las decisiones adoptadas por el gabinete estatal del Partido Popular (PP) son una “hipoteca para nosotros”. Entre ellas, las prospecciones petrolíferas frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura que, en su opinión, “no son una solución ni para Canarias ni para España” aunque “puede ser para Repsol”.

La primera acción legal será recurrir en el Tribunal Supremo. Rivero denunció la política de la imposición y la falta de respeto institucional practicada por Madrid, en sus tres primeros meses de gestión.
El presidente, en la apertura del Debate sobre el Estado de la Nacionalidad, agotó las dos horas disponibles para, en teoría, hacer un balance de los ocho primeros meses de gestión del pacto entre CC-CCN-PNC y el PSC. Pero en la práctica, en primer lugar, empleó los datos positivos de sus cinco años al frente de l Gobierno de la Comunidad Autónoma, los primeros tres años y medio con el PP de José Manuel Soria; para concluir que la situación de Canarias es “razonablemente positiva”.

En segundo lugar, y durante algo más de una hora, expuso los “tres grandes retos” que debe afrontar el Archipiélago: la transformación del modelo económico para ser más competitivo y sostenible, la reforma y fortalecimiento del estado del bienestar con menos recursos públicos y la consecución de “pactos tácitos” con Madrid sobre la financiación autonómica, la reforma del Régimen Económico y Fiscal (REF), la revisión del estatus de Canarias en la Unión Europa y un mayor nivel competencial. Este último requiere la reforma del Estatuto de Autonomía.

Aunque durante este tiempo hubo veladas referencias al conflicto institucional con el Gobierno de Rajoy por las prospecciones fue, durante los últimos ocho minutos de su intervención, cuando abordó abiertamente este asunto. Paulino Rivero retomó su propuesta de desarrollar un modelo económico sostenible, respetuoso con la biodiversidad y asentado en la sociedad del conocimiento para advertir de que este esquema “no es compatible” con explotar el petróleo. El presidente afirmó que este asunto es “muy complejo” porque “choca con la línea de flotación” del modelo que “queremos desarrollar” en los próximos años.
En su opinión, “no se nos puede hablar” de la coyuntura actual, de las dificultades económicas porque, en el “supuesto” de que se extrajera” el crudo, habrá cambiado el ciclo económico y, según recalcó, “lo que habremos hecho hoy, si aceptamos esta decisión, es hipotecar nuestro futuro”.

En la actualidad, agregó el presidente, “no hay” capacidad tecnológica para “controlar” las exploraciones a la profundidad que se pretende. El petróleo, en estos momentos, para el presidente canario, “no es ninguna solución ni para Canarias, ni para nadie, ni para España, puede ser para Repsol”.

El jefe del Ejecutivo consideró que “ya es hora” de que, en algunas decisiones estratégicas, el Gobierno estatal “no solo piense” en la España peninsular y en los intereses de terceros países como Marruecos. “Es muy importante”, añadió, “que Rajoy piense en Canarias”.

Se refirió, sin nombrar, a cinco o seis decisiones (el petróleo, la supresión de las primas a las energías renovables y de las bonificaciones aéreas, entre las principales), que se han tomado “sin considerar” el devenir de los acontecimientos futuros.

Unas resoluciones que, según Rivero, son una “hipoteca para nosotros”. El presidente aseguró que “Canarias quiere dialogar” porque, tal y como le advirtió al PP, las “imposiciones son malas consejeras”. Para el máximo responsable de la Comunidad Autónoma, un estado descentralizado, como el definido en la Constitución española, “no es posible sin diálogo ni lealtad institucional”. Aquí, continuó, “ni ha habido diálogo ni lealtad institucional”.

De ahí que vaya a “impulsar todas las medidas” del Estado de derecho para hacer “inviables” las explotaciones. La primera, el recurso ante el Supremo, el mismo tribunal que, en 2004, anuló los permisos de 2001.

Para Rivero, este conflicto “no se puede despachar intentando engañar a la gente, diciendo que estamos” en un proceso de investigación. Aseguró que, según la ley de hidrocarburos, los permisos de investigación llevan asociadas las autorizaciones para la extracción.“No nos pueden engañar”, continuó, con el argumento de que “se lo lleva Marruecos, tampoco nos pueden engañar así, insistió.

El petróleo, agregó, “solo se lo va a llevar, si lo pudiera sacar y si se lo dejamos, Repsol”. Pero, volvió a advertir, “no les vamos a dejar”.

[apunte]

Ni Soria convence a la consejera en la materia ni Ramos lo hace desistir

Fue la gran ausente del primer día del Debate sobre el Estado de la Nacionalidad. Pero, después de tres meses de espera, la consejera regional de Industria, Comercio y Empleo, Margarita Ramos, no podía rehusar la cita que le ofreció el Ministerio de Energía, Industria y Turismo que preside José Manuel Soria, el pasado viernes, tras aprobarse el real decreto de las prospecciones.

Dos fueron los temas tratados ayer en la sede ministerial madrileña, según explicó Ramos. La supresión de las primas a las energías renovables, en el que hubo acuerdo para trabajar por una solución conjunta y rápida para Canarias.

Pero en el petróleo, nada de nada. Ni Soria logró convencer a la consejera autonómica ni Ramos le hizo desistir al titular ministerial. La consejera, según informó, le reiteró las discrepancias del Gobierno canario por el “modo precipitado” seguido en este expediente administrativo y por la ausencia de un marco bilateral de negociación.

Soria, según la consejera, defendió la “necesidad y conveniencia” de proceder con las autorizaciones, “de manera rápida y urgente”, por la crisis económica. “Cada uno ha expresado su opinión” sin que, en momento alguno, se pusiera sobre la mesa la posibilidad de ralentizar o desistir de publicar las autorizaciones en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En relación a las renovables, continuó, técnicos de la consejería y de la dirección general estatal de Política Energética y Minas trabajarán para, cuanto antes, tener un documento para establecer un marco propio para las Islas.

[/apunte]

Apuesta firme

El turismo. Frente a los 5.000 empleos que pueden crear las prospecciones petrolíferas, según algunos cálculos, Paulino Rivero afirmó que el turismo “debe seguir siendo una apuesta firme, no tiene discusión”.

La cultura del respeto. Más de 300.000 canarios viven del sector turístico. De ahí que, según Rivero, se deba “generalizar la cultura del respeto porque está demasiado criminalizada”.

Modernización. El jefe del Ejecutivo dijo que el proceso de renovación turística está, después de cuatro años, en marcha. Es importante, apuntó, para “mejorar” la competitividad y “activar” la construcción. El sector primario, continuó, también es importante para el turismo y para el futuro del sector

Internacionalización. África Occidental es una oportunidad para Canarias, según el presidente autonómico. Si Europa establece las líneas de servicio público será un paso de “gigante” para hacer realidad la plataforma tricontinental.

Puertos y aeropuertos. Si el Gobierno estatal, continuó, no desarrolla los planes directores de estas infraestructuras “se irá al traste la economía que proyectamos”. Dijo lo mismo al hablar del convenio de carreteras.