Rosario Flores: “Me siento una gitana negra; estoy entre el ‘soul’ y el flamenco”

KAREN ESTÉVEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Rosario Flores proyecta emprender una gira por Latinoamérica este año. / DA

De mil colores se podría pintar la carrera musical de Rosario Flores, cuando su meneíto la consagró como una de las artistas españolas más reconocidas del panorama nacional e internacional. Su son, herencia de sus padres, Antonio González, El Pescaílla, y Lola Flores, La Faraona, la han hecho merecedora de más de diez premios, entre ellos dos Grammy Latinos al mejor álbum pop. Jugando a la locura, Rosario lanza su primer disco en 1984 bajo el título Vuela una noche, que no gozó de gran repercusión. Fue en 1992, cuando su segundo trabajo discográfico, De ley, la convirtió en la artista que conocemos hoy. Unos años antes realizó su primera incursión en el mundo del cine, aunque fue en 2002 cuando recibió su gran papel de la mano del director español Pedro Almodóvar, que no dudaría en depositar toda su confianza en la artista para encarnar la historia de una torera. En el marco de la VI edición del Festival Musitemático de La Orotava, donde la artista actúa el 9 de marzo (Mercadillo del Agricultor, 22.00 horas), DIARIO DE AVISOS, le realizó la siguiente entrevista.

-Viene de una familia de grandes artistas, como lo son sus padres y sus hermanos. ¿Considera que ha sentido más presión en su carrera artística que otros músicos?

“En principio fue mucho más difícil porque tenía un gran peso al ser hija de Lola Flores y Antonio El Pescadilla, y hermana de Antonio y Lolita. Sobre todo, porque te exigían más. A mí me costó mucho salir al escenario, esperé mi momento para no equivocarme, porque hubiera comenzado a cantar mucho antes. De cierta forma, por ser famosa, tuve que esperar mi momento. Ahora estoy orgullosa de mi carrera musical, y porque soy parte de la familia Flores. Para las próximas generaciones de mi familia, sí será un peso, pero ya yo lo superé”.

-¿Cuánto de cantante y cuánto de actriz hay en Rosario Flores?

“Yo soy cantante y carne de escenario desde hace tiempo. Aunque como puedo interpretar canciones, también puedo interpretar en la vida. Sin embargo, nunca he tenido vocación de actriz. El cine entró en mi vida desde muy jovencita, entonces hice muchísimas películas. Ahora estoy a la espera de que alguien me llame para seguir haciendo cine, porque es una industria que conozco. Digamos que el cine es un hobbie para mí”.

-En la película Hablé con ella interpretaba a una mujer fuerte que se asustaba con una serpiente. ¿Qué le asusta a Rosario Flores en la actualidad?

“Me asusta mucho el calentamiento global, lo que estamos haciendo en la Tierra, las enfermedades incurables. Me asusta la injusticia, los niños que pasan hambre, la violencia”.

-Próximamente debutará en la pantalla chica como jurado del programa de Telecinco La Voz. ¿Cómo se prepara para esta experiencia? ¿Asumirá el rol de jurado duro y crítico o más el de blando y comprensivo?

“Yo voy a ser muy generosa porque, sobre todo, sé que uno tiene muchas ilusiones cuando se sube a un escenario por primera vez. Para mí, intentar ayudar a una persona a que alcance sus objetivos es algo bonito. En el concurso espero ganar y además poder encontrar a una persona que tenga la voz del alma”.

-De todas las canciones que ha interpretado a lo largo de su carrera, ¿cuál le sigue estremeciendo?

“Para mí, una canción mágica y que marcó mi carrera fue ¡Qué bonito! La compuse después de la muerte de mi hermano y me abrió las puertas del mercado latinoamericano; siempre que la canto me da mucha fuerza. Luego vinieron otras como De mil colores o Cómo quieres que te quiera”.

-¿Por qué Raskatriski? ¿En qué se inspiró para escribir esta canción y producir el disco que lleva ese nombre?

“Porque yo soy una raskatriski total. ¡Soy en carne y hueso una raskatriski! Raskatriski es un soniquete que viene de la rumba catalana. Siempre la escuché, desde chiquita. Mi objetivo con este nuevo trabajo discográfico es convertir a todo el público en un perfecto raskatriski”.

-En su último disco vuelve a arriesgar con el funky

“Siempre he sido muy funky, es más tengo un montón de canciones funky. Siempre me he sentido como una gitana negra; porque en mi casa aprendí lo que es el flamenco y la rumba catalana, y en la calle, con mis amigos, escuchaba a Aretha Franklin, Tina Turner… Me crié con el funky y el flamenco, entonces el soul sonaba mucho. Esto es lo que a mí me gusta”.

-¿En qué está trabajando en estos momentos?

“Hace poco terminé de grabar un videoclip en el que colaboré con Juan Luis Guerra. También estamos trabajando para sacar pronto la versión de la mítica canción Love me do, de los Beatles, junto a otros artistas nacionales. Y próximamente, estaremos de gira; primero por Venezuela, donde haremos cuatro conciertos, luego por Ecuador, Colombia y Miami. Intentaremos hacer un recorrido por toda América, iremos visitando el otro lado del charco poco a poco”.

-La imagen de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) está muy deteriorada después de los casos de corrupción. ¿Qué diría a los lectores sobre la nueva SGAE?

“Me gustaría pedirles que esperen. Yo soy también un poco público de la SGAE, y lo único que puedo decir es que soy optimista, espero que se arregle todo, y que no nos afecte mucho a nosotros, los artistas”.

-De cierta forma, en los últimos meses ha estado luchando por la defensa de los derechos de autor. ¿Por qué ahora, si la piratería existe desde hace décadas?

“La piratería existe desde toda la vida. Antes existían los casetes y los discos compactos, pero no era una piratería como la de ahora, en la que te puedes descargar toda la música gratis por Internet. Si a eso le sumas la crisis que tenemos, y que a los ayuntamientos les cuesta mucho más contratarnos, y las empresas privadas no apuestan por los músicos, en parte porque la gente no tiene tanto dinero para ir a los conciertos, el resultado es devastador. Ayer [por el jueves] se aprobó definitivamente el reglamento de la Ley Sinde y tenemos que esperar un tiempo para ver si se arregla un poco la situación, porque realmente la música se está empobreciendo. Tenemos que esperar a que este lapsus pase y que la industria musical tire para adelante. Yo soy de las que piensa que la música es universal, nunca acabará”.

-¿Considera que Internet es la herramienta que podría solucionar el futuro y el presente de la industria musical?

“Internet es el futuro. Los que venimos de otras épocas, estamos intentando adaptarnos a esa realidad. Pero tenemos que darle un tiempo, porque los gobiernos tienen que ir adaptándose también, tienen que ir viendo cómo controlar esa herramienta tan importante e innovadora. Yo lo único que puedo decir es que la música es arte, y que entre todos estamos obligados a cuidar y preservar esa forma de expresión”.