Puerto de la Cruz >

Satisfacción y cautela en los grupos de apoyo al futuro puerto deportivo

La superficie comprende unos 80.000 metros cuadrados. / MOISÉS PÉREZ

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

Aires de esperanza arriban en la ciudad turística. Tras el anuncio el lunes de la construcción por fases y con inversión privada del puerto deportivo y pesquero de Puerto de la Cruz, los diferentes colectivos y asociaciones que han demandado y luchado por esta infraestructura para el Norte de Tenerife se muestran tajantes: “Satisfacción, pero con cautela”.

Así, la Plataforma del Norte, el Círculo de Empresarios y la Cofradía de Pescadores Gran Poder de Dios, sitúan la fuerte demanda social y la presión popular, entre otras causas, como el detonante de la buena nueva. El presidente de la Plataforma del Norte, Paco Acevedo, que comenzó con la iniciativa de la recogida de firmas para exigir la construcción del puerto, espera escéptico el día en el que las obras comiencen a dar forma a la ilusión de un pueblo. “Es positivo, pero hay que poner la información dada por el presidente del Gobierno de Canarias en cuarentena. Lo conveniente es esperar y ver resultados; la última palabra la tiene Madrid”, manifiesta.

Sin dejarse llevar por un optimismo desbordante, Acevedo indica que “seguimos haciendo gestiones con los parlamentarios nacionales del Partido Popular para que en Madrid intenten destrabar el proyecto y que le den el visto bueno de forma completa”.

Otra de las voces, que desde su creación ha apostado por dotar a la comarca de un motor económico como éste, es el Círculo de Empresarios del Norte. Su presidente, Pedro González, se congratula del nuevo anuncio, pero aboga por la prudencia. “Todo lo que sea sacar proyectos de esta índole adelante es una buena noticia. Es importante que Paulino Rivero por primera vez se haya pronunciado como consecuencia de la presión social”.

Aún así, González muestra su preocupación ante los pocos detalles dados por el presidente. “No entendemos por qué se ha reducido el presupuesto a la mitad; queremos saber si en el puerto de Fonsalía se mantendrá la cantidad fijada inicialmente”.

El colectivo empresarial considera prioritario que el futuro dique permita el atraque de barcos de gran calado.

Sector primario

Otro colectivo, la Cofradía de Pescadores portuense, tiene un protagonismo capital, ya que serán los grandes beneficiados. El patrón mayor de la Cofradía, Carlos Carrillo valora que los pescadores puedan disponer al fin de un nuevo muelle donde ejercer su trabajo, pero confiesa que teme que al ser ejecutado con iniciativa privada los pescadores tengan que hacer frente al pago de sus atraques. Además, Carrillo espera que las administraciones públicas ayuden al sector pesquero cuando empiecen unos trabajos que perjudicarán a la pesca tradicional.

Por último, la Cofradía de Pescadores considera necesario que la dársena pesquera sea equipada con una lonja de primera venta y cuartos de pertrecho para sus usuarios, “porque la ubicación del nuevo muelle, respecto al lugar en el que está actualmente la lonja, está a una distancia lejana”.

[apunte]

Sueños intactos

La Cofradía de Pescadores portuense, tras años de reivindicación, ve posible el sueño de padres y abuelos que otrora lucharon por un puerto en condiciones y digno para la pesca. Como indica el patrón mayor, Carlos Carrillo, “aunque muchos de ellos hayan fallecido, otros podrán ver al fin su sueño hecho realidad”. La manifestación del año pasado, en la que más de 20.000 personas gritaban al unísono un puerto para la ciudad, fue para muchos un punto de inflexión. El sentir popular habló alto y dictó sentencia, y ahora las administraciones, públicas junto a la iniciativa privada serán los encargados de dar forma a un proyecto que empieza a ver la luz al final de un largo túnel.

[/apunte]