siria >

Siria rechazará cualquier iniciativa presentada en la cumbre de la Liga Árabe

REUTERS | Beirut

El Gobierno sirio rechazará cualquier iniciativa sobre la violencia en Siria que se presente en la cumbre de la Liga Árabe que se está celebrando en Bagdad, la capital de Irak, y solo tratará con los países miembros de la Liga de forma bilateral, según ha informado este miércoles un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

“Puesto que fue suspendida como Estado miembro, Siria solo tratará con los países árabes en el marco de las relaciones entre Estados. Por lo tanto, no aceptaremos ninguna iniciativa presentada por la Liga Árabe al nivel que sea”, ha dicho el portavoz Jihad Makdissi en un comunicado.

El año pasado, la Liga Árabe suspendió la membresía de Siria, donde en el último año han muerto más de 9.000 civiles por la represión de las fuerzas gubernamentales contra protestas y contra la revuelta de la oposición. Las relaciones entre Damasco el organismo regional volvieron a empeorar cuando la Liga retiró la delegación de observadores que había enviado a Siria y paralizó el plan que había propuesto para que el presidente sirio, Bashar al Assad, cediese el poder.

Por su parte, los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros de la Liga Árabe han pedido este miércoles que se aplique el plan de paz propuesto por el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, que fue aceptado por el Gobierno sirio este martes.

El ministro de Exteriores iraquí, Hoshiyar Zebari, que participa en la cumbre de la Liga Árabe que se está celebrando en Bagdad, ha declarado a la agencia Reuters que “el hecho de que Siria haya aceptado el plan es un paso muy importante”. A su juicio, es “la última oportunidad para Siria y (el plan) debe ser aplicado”.

Zebari ha indicado que los países de la Liga Árabe discutirán el plan de Annan pero no aceptarán ninguna intervención extranjera en Siria.

El plan de paz de Annan dice que él Gobierno sirio debe retirar a los militares y el armamento pesado de las ciudades, permitir que la ayuda humanitaria llegue sin obstáculos a la población, liberar a los detenidos y garantizar que los periodistas pueden entrar en el país y moverse libremente.

Una vez se hayan cumplido esas condiciones, el presidente y la oposición deben iniciar conversaciones de paz, según el plan, que no pide la dimisión del presidente sirio, Bashar al Assad. Hace tiempo, los Estados miembros abogaron por que Al Assad dejase el poder, pero parece que desde entonces han suavizado su postura.


Distintas posturas

Arabia Saudí y Qatar, países gobernados por suníes quieren aislar a Siria, pero otros Estados que no forman parte del golfo Pérsico, como Argelia, Egipto e Irak, mantienen una postura más cauta porque temen que el derrocamiento de Al Assad pueda desencadenar un conflicto entre distintos grupos religiosos musulmanes.

El Gobierno iraquí considera que el plan de Annan puede ser la mejor fórmula para que los países de la Liga defiendan la misma postura. El secretario de Estado de Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Anwar Qarqash, ha subrayado que la prioridad es poner fin a la violencia en Siria” y ha expresado el apoyo de su Gobierno a la propuesta de Annan.

El ministro de Exteriores kuwaití, Sabah Jaled al Sabah, ha declarado: “Esperamos que los hermanos sirios respondan a las resoluciones árabes e internacionales. Esperamos que respondan a la voz de la razón y pongan fin a las matanzas”. El ministro ha recalcado que “en esta situación se necesita un alto el fuego”.