opinión >

Tenerife merece y necesita estar en la Red Transeuropea > Aurelio Abreu Expósito

En el último Pleno de la Corporación insular, el grupo de gobierno que conformamos PSOE y CC, planteamos una iniciativa con la sincera convicción de contar con el apoyo del grupo de la oposición, el Partido Popular. Lo hicimos porque entendíamos, y es así como lo vemos, que la cuestión elevada al Pleno no podía, de ningún modo, anteponer partidismos al interés general de la Isla. Lamentablemente, no lo contempló así el PP, que se abstuvo en una votación en la que sólo cabía el sí. Les hablo de la exclusión de Tenerife, a propuesta del Gobierno central y el Ministerio de Fomento, de la Red Transeuropea de Transportes, un conjunto de redes prioritarias de transporte de mercancías y personas promovido desde la Unión Europea.

La inversión en infraestructuras por parte de las autoridades comunitarias refleja, en su intensidad presupuestaria, el compromiso de Europa por garantizar la conectividad de todas sus regiones mediante mejoras en puertos, aeropuertos, infraestructuras ferroviarias y carreteras, con una dotación global de 50.000 millones de euros. El error que cometeríamos si permitimos que Tenerife quede al margen de este proyecto tendrá consecuencias inevaluables para el futuro de la Isla y sus ciudadanos.

Por tráfico de pasajeros, por ejemplo, resulta difícilmente comprensible que la propuesta del gobierno español no mencione los aeropuertos tinerfeños: Los Rodeos y Reina Sofía, ambos internacionales, ambos puerta de entrada y salida de millones de pasajeros al año. Los dos aeropuertos funcionan en la práctica como una única unidad de transporte, y si prospera el modelo ferroviario estarán interconectados en un lapso de tiempo breve.

En el actual momento económico, deben darse los pasos que puedan conducir a Tenerife a un modelo productivo más diversificado y más competitivo, y es responsabilidad de las Administraciones públicas, y en especial de este Cabildo como primera institución insular, pelear lo que sea necesario por captar las inversiones que la Isla necesita. Alegar, no sin cierta simplonería, que las infraestructuras isleñas no se ajustan al estricto parámetro fijado desde Bruselas supone obviar las evidentes singularidades que nos son características por nuestra condición geográfica, y que a menudo representan obstáculos difícilmente salvables para estimular la actividad económica, la generación de riqueza y la creación de empleo.

El Cabildo Insular de Tenerife no da la batalla por perdida. Activará todos los mecanismos a su alcance para conseguir que la Isla entre en la Red Transeuropea de Transportes con todas las infraestructuras que son estratégicas y vitales para su desarrollo, porque es el futuro de esta tierra lo que está en juego, y porque no podemos consentir que las generaciones venideras nos echen en cara haber perdido esta oportunidad.

*Vicepresidente primero y consejero de Bienestar, Sanidad y Dependencia del Cabildo Insular de Tenerife. Senador por la Isla