sanidad >

Uno de cada tres enfermeros de los centros de salud canarios sufrió amenazas de pacientes o familiares en 2011

EFE | Las Palmas

El 34 por ciento de los enfermeros que trabajan en los centros de salud de primaria asegura que el año pasado sufrió algún tipo de amenaza de pacientes o familiares, según el Sindicato de Enfermería (Satse), que indica que Canarias es la comunidad donde más agresiones se producen.

En un comunicado difundido con motivo del Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, que se celebra mañana, el Satse reclama un mayor esfuerzo por parte de toda la sociedad para acabar con las actitudes agresivas, que apunta que es probable que aumenten si la calidad de la atención que se ofrece disminuye por los recortes en la sanidad pública.

El secretario de Acción Sindical de Satse en Canarias, Leopoldo Cejas-Fuentes, ha advertido además a Efe de que el número de enfermeros agredidos en Canarias puede ser mayor, puesto que muchos no presentan denuncias, en especial las de tipo verbal, que constituyen el 90 por ciento, por lo que ha animado a que denuncien los incidentes que les puedan ocurrir.

Según Cejas-Fuentes, en los hospitales las denuncias son menores, salvo en las urgencias, donde el tiempo de espera, la posible falta de información y las situaciones de ansiedad generan los conflictos.

Las agresiones, ha señalado este portavoz sindical, responden a una apreciación del ciudadano de que el sistema no le ofrece lo que cree que debe y la primera persona que se encuentra delante es el enfermero, que es quien recibe la amenaza.

Por ello, ha insistido en la reclamación del Satse para que se considere como una autoridad pública para que “sea más punible la agresión”.

El representante sindical ha dicho que es fundamental concienciar a la población de que los profesionales están para ayudar no para poner impedimento y que es más efectivo discutir y quejarse que acabar con un insulto.

Según el Satse, no se puede culpar del mal funcionamiento de un determinado servicio a los profesionales, “que también están sufriendo de manera continua las deficiencias y problemas de la sanidad pública”.

Cejas-Fuentes ha recordado que desde hace cinco años el sindicato inicio una campaña contra las agresiones en el ámbito sanitario porque “nunca son la solución”, sobre todo en los centros donde había mayor incidencia.

Además, ha informado de que se consiguió un plan para toda la comunidad autónoma en el que se reconocía la agresión como un problema y se elaboró un plan de actuación, aunque muchos profesionales aún lo desconocen, por lo que desde el sindicato se solicita que se instauren protocolos y actuaciones para facilitar las denuncias y asistir a los profesionales agredidos.