festival internacional de cine de las palmas > decimotercera edición

Vanguardia sin palabras

'El dinero' (1929), de L’Herbier, aborda un tema tan actual como la corrupción y la industria del petróleo. / DA

FRAN DOMÍNGUEZ (ENVIADO ESPECIAL) | Las Palmas de Gran Canaria

La modernidad es un concepto tan actual como antiguo o viceversa. Bajo esa premisa, el Festival de Las Palmas de Gran Canaria ha abierto una nueva veta en su nutrida cantera de secciones y apartados, fijando su mirada en la propia génesis del séptimo arte: el cine mudo del periodo clásico, ahora tan de moda gracias a los franceses y a su película The Artist. Los modernos es el intencionado título de la retrospectiva que puede verse en el certamen hasta el sábado en el capitalino Teatro Guiniguada, y que exhibe un puñado de películas, todas ellas obras maestras, que permite redescubrir un tipo de cine arriesgado, atrevido y vanguardista, y no precisamente a aquellas películas adscritas a movimientos como el expresionismo o al primer cine soviético.

“Es algo que nunca se había hecho en el festival y que llevábamos tiempo planteando, y que pudimos finalmente en práctica. Desde luego no viene motivado por ese regalo llamado The Artist, pero desde luego nos ha facilitado un poco el trabajo, y es de agradecer, porque hay mucha gente que nunca ha visto una película muda en una sala”, comenta a DIARIO DE AVISOS el crítico y profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) Francisco Ponce, responsable del ciclo.

Ponce recuerda que el periodo más moderno del cine, y que coincide con otros ámbitos de la creación, como la literatura, la música o el teatro, fueron los años 20, el periodo de las vanguardias. “Queríamos señalar con esta temática la confluencia de atractivos entre este ciclo y la programación general del festival, que siempre suele mirar hacia el cine más alternativo, más innovador. Si el Festival de Cine de Las Palmas se hubiera celebrado en la década de los 20 del pasado siglo, estas películas habrían formado parte de su agenda”, subraya Ponce.

Se trata de películas que superan los 80 años y de diferente procedencia, desde norteamericanas y británicas, pasando por cinematografías como la japonesa o la india. “El proceso de selección de las cintas ha sido muy laborioso por diversas razones. Hemos intentando preservar la temática de vanguardia y luego presentar una perspectiva internacional, de forma que tenemos filmes de todas partes del mundo. Lo bueno que tienen las retrospectivas es que te permiten mimar lo que pones, y lo que merece la pena”, apunta.

El ciclo recoge largometrajes como La tierra (1930), de Alexander Dovjenko; Rotaie (1927), del italiano Mario Camerini; la india Prachantra Pash (1929), de Franz Osten y Himansu Rai; la brasileña Límite (1931), de Mario Peixoto; y la japonesa Osen de las cigüeñas (1935), de Kenji Mizoguchi. Además, la retrospectiva se ha completado con cortos vanguardistas e innovadores como Ballet Mecanique (1924), de Fernand Léger; Menilmontant (1926), de Dimitri Kirsakoff; o experimentales, caso de Regen (1929), de Joris Ivens, e Impatience (1929), de Charles Dekeukelaire.

Obras muy vigentes

“Hay varias películas interesantes y actuales, como es el caso de El dinero (1929), de Marcel L’Herbier, sobre la corrupción financiera y la industria del petróleo, tan de moda ahora entre los canarios. En general, hay varios filmes que tocan el tema de la crisis, el paro y la pobreza (The Crowd, (1928), de King Vidor). Vemos que los mismos temas que preocupaban a la sociedad de entonces son los que nos preocupan ahora. Es interesante ver cómo se anticipaba el crack del 29, que no llegó de la noche a la mañana, como la crisis que padecemos”, detalla.

Ponce recalca que el ciclo de cine mudo en el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria “nace con visos de continuidad” y en ediciones próximas se harán retrospectivas centradas en directores y en etapas de esa época. “El público ha respondido bien, teniendo en cuenta que se hace por primera vez. La idea es que el cine mudo se convierta también en una seña de identidad del festival”, apostilla el responsable de la iniciativa.