Agua bendita

Los guayeros imprimieron intensidad a la prueba disputada en Tegueste. / OrigenCanario.com

LUIS DE LA CRUZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Un día redondo. No llovió mucho pero llovió y eso es bueno para el campo. Además la Prueba de Arrastre, celebrada ayer en Tegueste fue un éxito. Miles de aficionados y amantes de lo nuestro acudieron a La Finca de Los Zamoranos para presenciar una prueba que estuvo marcada por la igualdad en algunas de las categorías.

Segunda prueba del Grupo A y no hay quien pueda con Laurentino Hernández Jacinto porque ganó en Vacas de Tercera y también en Vacas de Segunda. En esta categoría, la segunda plaza fue para Jorge Siverio.
En Vacas de Primera, los primeros puestos estuvieron bastante competidos y el triunfo se lo anotó Pedro Alonso, mientras que en la segunda posición quedó Cecilio González.

Los Toros

Son complicados de lidiar y los guayeros tienen que tener una destreza especial para moverlos. Algunas yuntas son auténticos bólidos que despiertan una enorme pasión entre los fanáticos de este deporte.

En Toros de Tercera, la Yunta de Moisés de la Rosa tuvo que sacarle dos segundos a la de Roberto Pérez para alzarse con la primera posición. En tercer lugar quedaron los toros de Manuel Melián.

En Toros de Segunda, la igualdad se apoderó de la prueba. El campeón en Tegueste fue Pedro Hernández, que le sacó casi dos segundos a Félix Estévez, mientras que la tercera posición fueron para los toros de Luis Carrión, quien también estuvieron a la altura en una prueba que es sumamente exigente.

Alrededor de las 15.00 horas llegó el momento estelar del día, donde Juan Tomás Hernández, tras una dura pugna, le ganó a Pedro Hernández, mientras que el tercer puesto fueron para los toros de Manuel Melián.
En la Categoría Especial y arrastrando 15 sacos, la yunta de Manuel Melián de la Cruz estuvo colosal y se llevó el aplauso de todos los asistentes al concurso.

Tegueste era una plaza muy complicada para los guayeros por la exigencia de los aficionados y dieron la talla con creces. En el Grupo A, después de dos pruebas se aclaran las cosas en los puestos de arriba, donde la familia de Laurentino Hernández está marcando diferencias, aunque hay otros guayeros que están elevando el nivel y de manera considerable.

Llevaban más de dos meses sin competir y fue el momento de intercambiar muchas cosas. Ahora viene el mes de mayo con tres pruebas para que todos los grupos se pongan a la par y los guayeros estén muy activos.