Puerto de la Cruz >

Apuesta de altos vuelos

El recinto en el que más de 30 papagayos de diferentes especies exponen sus habilidades es un gran bosque bajo un cielo azul. / MOISÉS PÉREZ

G. GULESSERIAN | Puerto de la Cruz

Cuarenta años después de que abriera sus puertas por primera vez, Loro Parque vuelve a sus orígenes, los papagayos, y apuesta con más firmeza que nunca por mostrar la belleza de la biodiversidad y la importancia de su protección en el nuevo show de los loros, estrenado ayer.

Una arquitectura totalmente renovada, efectos multimedia y un “techo impresionante” que dan la sensación de estar en un bosque, “en el cinturón tropical del planeta”, bajo un cielo azul. Todo ello, acompañado de un equipo “muy profesional” que hace posible que Sofía, Paco, Miko, Leo y Macario El Matemático, entre los más de 30 papagayos procedentes de las más sorprendentes regiones del planeta, demuestren sus habilidades en pleno vuelo.

La deforestación y la sequía, son grandes problemas para estas especies y así se pone de manifiesto en la función, donde las aves luchan por acceder a sus nidos para poder procrear, ante la falta de espacio ocasionada por la tala de árboles. En este sentido, y también durante la exhibición, se expone el trabajo que realiza la Fundación Loro Parque, una institución internacional sin ánimo de lucro, fundada en 1994 con el objetivo de conservar los diferentes tipos de loros y sus hábitat en cinco continentes. Un trabajo en el que ya lleva invertido 12 millones de dólares en más de 82 proyectos.

Conservar la naturaleza

Más de 400 personas se dieron cita en las instalaciones del Palacio Árabe para disfrutar de la nueva presentación, cuatro décadas después de que Loro Parque haya sido pionero en el mundo con este tipo de iniciativas.

En ese contexto, su director, Wolfgang Kiessling, hizo hincapié en la importancia de la ecología y de conservar la naturaleza, un lema que ha defendido Loro Parque desde sus inicios y que se materializa en cada nuevo proyecto que realiza.

Segunda reforma

Quien fuera consejera de turismo del Cabildo de Tenerife, Pilar Parejo, e inaugurara en 1997 la segunda remodelación del espectáculo, hace ya 15 años, también fue una de las invitadas al acto junto con empresarios del turismo y la restauración, visitantes, y el alcalde de Puerto de la Cruz, Marcos Brito, quien además estuvo acompañado por gran parte de los miembros de la corporación municipal.

El mandatario local definió a Wolfgang Kiessling como “un hombre vinculado con su familia a Puerto de la Cruz, y así lo ha demostrado, invirtiendo en el municipio y en la Isla”. Añadió que la renovación “es fundamental” para poder mejorar en una empresa y más aún, si se encuentra ligada al sector turístico. Una exhibición que, más que un espectáculo, es una llamada de atención sobre la necesidad de preservar los bosques, hábitat principal de los papagayos, de los que cada año se devastan más de 13 millones de hectáreas en el planeta.

[apunte]

La gran fiesta

El director del Loro Parque, Wolfgang Kiessling, anunció las novedades de este año en el recinto. Entre ellas, citó una exhibición de reptiles de distintos ecosistemas y otra de osos hormigueros gigantes procedentes de Sudamérica, así como la renovación del aula educativa. Todo ello se sumará a una serie de eventos específicos que se desarrollarán en los próximos meses con motivo de la celebración del 40 aniversario, que tendrá lugar el 17 de diciembre, fecha en la que tendrá lugar la gran fiesta.

[/apunte]