economía >

Beatriz Barrera: “La ZEC es un instrumento único ante la crisis: eficaz, expansivo y anticíclico”

EFE | Santa Cruz

La crisis económica obliga a mejorar hasta su máximo potencial un instrumento único en Europa como la Zona Especial Canaria (ZEC), que es “eficaz, expansiva y anticíclica”, según la nueva presidenta del consorcio, Beatriz Barrera.

“No hay en Europa un instrumento de este tipo, un área de baja fiscalidad que no sea un paraíso fiscal”, dijo en una entrevista a Efe la presidenta de la ZEC, un consorcio formado por el Ministerio de Hacienda y el Gobierno de Canarias.

Beatriz Barrera explicó que desde su toma de posesión en enero ha centrado sus esfuerzos en recabar opiniones entre instituciones y agentes económicos ante la próxima reforma de la ZEC en el marco del nuevo Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias, que España negociará con la Comisión Europea para su entrada en vigor en 2014.

Una de sus conclusiones es que hay que aprovechar la reforma de la ZEC, tras más de una década de funcionamiento, para incorporar a las medianas y grandes empresas.

Para ello, la presidenta quiere ampliar la base imponible desgravable fiscalmente, racionalizar las actividades que puedan acogerse y hacer más operativo este instrumento fiscal.

La ZEC permite a las empresas de nueva creación, entre otros beneficios fiscales, tributar en el Impuesto de Sociedades a un tipo del 4 por ciento, frente al 30 por ciento normal, en función de la creación de nuevos empleos y una base imponible que en su tramo mínimo, está en 1,5 millones de euros.

Para atraer más inversión extranjera y la presencia de empresas mayores, la presidenta de la ZEC considera necesario ampliar la base imponible y flexibilizar las condiciones de creación de empleo.

La base imponible mínima exenta de tributación, de 1,5 millones de euros y ligada a la creación de ocho empleos, es interesante para una empresa canaria, pero es “muy corta” para atraer empresas extranjeras con un volumen alto de facturación.

Paradójicamente, la situación de crisis puede favorecer la reforma de la ZEC, porque para la Comisión Europea es una forma de ayudar a una región para que aumente la inversión y reduzca el desempleo sin que suponga trasferencias directas de capital del Estado miembro a la comunidad autónoma.

“Tanto el Estado como la Comisión consideran que la ZEC funciona como una política económica expansiva”, aseguró Beatriz Barrera.

Subrayó que desde que empezó la crisis a mediados de 2007, la ZEC, ha funcionado como un factor anticíclico en la economía canaria, pues el número de empresas establecidas y la creación de empleo han continuado la misma senda ascendente de años anteriores.

Para el Estado, la ZEC es un coste fiscal, pero el Ministerio de Hacienda “ve con buenos ojos la reforma” como una manera de atraer capital extranjero y de recuperar la rebaja impositiva a través del empleo.

La creciente importancia de África para la economía canaria aconseja que en la reforma se potencie la presencia de empresas de logística, explicó Beatriz Barreda.

También considera factible que las actividades empresariales, actualmente delimitadas en determinados polígonos, puedan extenderse a suelos industriales y comerciales de todas las islas.

Desde su creación, la ZEC ha permitido la creación de 405 nuevas empresas y 5.300 puestos de trabajo, y la tasa de supervivencia de las empresas ZEC es del 74 por ciento, subrayó la presidenta.

La ZEC tiene cada vez más interés para los empresarios y emprendedores canarios, y entre estos hay muchos jóvenes que tienen proyectos y que aprovechan su potencial para crear nuevos nichos de negocio, explicó.

En la reforma de la ZEC se pretende distinguir entre actividades generales y actividades prioritarias, y en función de esa clasificación se flexibilizan los criterios de base imponible y creación de empleos.

Otra de las novedades que podría tener la nueva ZEC es la corrección de la doble tributación por dividendos para las empresas españolas acogidas, ya que resta atractivo a las ventajas fiscales vigentes.

Para Beatriz Barrera, la reforma de la Zona Especial Canaria debe ir acompañada por una reducción de las trabas administrativas que pueden encontrar las nuevas empresas en otras instituciones ajenas a este instrumento y que pueden actuar como cortapisa a la hora de que se establezcan nuevas actividades.

“La crisis económica está evidenciando que hay que mejorar el tratamiento a las empresas y a los jóvenes emprendedores que quieren abrir un negocio, esta crisis nos está obligando a cambiar la mentalidad”, afirmó Beatriz Barrera.

Otro punto importante para la presidenta de la ZEC es la extensión temporal de esta zona de baja fiscalidad, por el momento autorizada hasta 2019, al menos por otros quince años.

La Comisión Europea tiene que entender que el plazo de la ZEC tiene que ser suficientemente amplio para que una empresa tenga tiempo suficiente para amortizar su inversión, “eso es de sentido común”, indicó.

La presidenta de la ZEC concluirá pronto su ronda de consultas para la reforma de este instrumentos, que luego ha de ser consensuada entre el Gobierno de Canarias y el Ministerio de Hacienda para su negociación con la Comisión Europea a lo largo de 2013, dentro de la reforma global del Régimen Económico y Fiscal, para su aplicación a partir de 2014.