... y no es broma >

Caetofobia > Conrado Flores

Corría el año 1975 cuando la eterna Raffaella Carrá rodó el videoclip de su canción Rumore, uno de sus mayores éxitos. Lo hacía seis años antes de que la cadena MTV emitiera en el verano del 81 el que sería su primer vídeo. Este wikipédico honor lo tendrá para siempre Video killed the radio star, del grupo británico The Buggles, una premonitoria canción de sencillos ritmos tecno pop.

No soy tan mayor como para valorar el impacto que ambos vídeos tuvieron sobre el público de aquel entonces, pero hay un par de elementos estéticos que me llaman mucho la atención en el de la rubia italiana. El resultado final fue el fruto de utilizar un croma con imágenes caleidoscópicas sobre el que la artista y al menos una docena de bailarines de ambos sexos ejecutan una sensual coreografía.

Si lo vemos con los ojos llenos de prejuicios de hoy día, nos llamará mucho la atención que tanto hombres como mujeres llevaran una malla rosa enteriza con pantalón de campana. Era la estética psicodélica del mundo de la música disco. Entonces nadie se llevaba las manos a la cabeza por ver a un joven bailando con una malla de purpurinas de colores, una cinta en el pelo y calentadores. Y todo ello sin perder un gramo de masculinidad a ojos de los telespectadores.

No obstante, el aspecto que más me ha dado que pensar es: ¿qué nos ha pasado con el pelo? Sí, porque entre los bailarines de Raffaella hay bigotes abundantes, coronillas calvas y extensas patillas. Ahora podrá horrorizarnos pero las mujeres de entonces se casaban con señores como estos. ¿En qué momento comenzó esta fobia? Recuerdo a varios políticos alopécicos de antaño, que se estiraban una larga mata de pelo que les recorría la cabeza arriesgadamente de un lado a otro. Pero de repente, pasamos a raparnos la cabeza, luego a afeitarnos el pecho y ahora a depilarnos hasta las nalgas.

¿Quiénes hemos cambiado de gustos? ¿Nosotros, ellas o todos a la vez? ¿Qué pasó con el macho de pelo en pecho? ¿Volverá algún día o es una especie extinguida? A los niños ya no los asustes con que viene el coco, diles que si no se comen la sopa se les llenará el cuerpo de pelo. Ya verás como no dejan un fideo.