Caixabank espera que la fusión con Banca Cívica revalorice a la entidad en un 20%

EFE | Barcelona

El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, ha afirmado hoy que la compra de Banca Cívica, en la que se integró Caja Canarias, “es buena para las dos entidades” y para los accionistas, y permitirá que el beneficio por título del banco de La Caixa se incremente “por encima del 20 %” en 2014.

En la rueda de prensa de presentación de los resultados del primer trimestre de 2012, Fainé ha destacado el beneficio que la adquisición de Banca Cívica, fruto de la fusión de Caja Navarra, Caja Burgos, Cajasol y Caja Canarias, comportará a las dos entidades.

A La Caixa, esta compra la situará como líder del sector financiero en España, al aumentar un 25 % sus activos, hasta los 342.000 millones de euros, e incorporar 3 millones de clientes más.

Y eso, “en un período de estancamiento no es nada fácil”, ha subrayado Fainé.

A Banca Cívica, la operación también le resulta positiva, ya que “cuando los márgenes son muy estrechos y no tienes masa crítica, te puedes quedar fuera del mercado, porque con poca cuota y sin márgenes no eres nadie”.

“Por eso es buena para todos”, y también para los accionistas, ha precisado el presidente de CaixaBank, que prevé que los títulos de la entidad se revaloricen más de un 20 % en el plazo de dos años.

Fainé ha subrayado, además, que la compra de Banca Cívica, por la que CaixaBank pagará 977 millones de euros, se realizará “sin ayudas públicas”.

El consejero delegado de la entidad, Juan María Nin, ha remarcado que el proyecto de fusión ha obtenido el pleno apoyo de los equipos directivos de Banca Cívica.

“Incluso nos ha sorprendido la celeridad y el entusiasmo con que nos hemos puesto a trabajar en la integración”, ha dicho Nin, quien ha añadido que esta actitud “habla mucho y bien de la bondad del proceso y de la profesionalidad” de los equipos de Banca Cívica.

Precisamente, los consejos de administración de CaixaBank y Banca Cívica aprobaron ayer su proyecto de fusión.

Nin ha asegurado que el calendario de integración “evoluciona según lo previsto”, con “cero días de desvío sobre lo planificado”.

En este sentido, está previsto que en mayo se celebren las asambleas generales de las cajas y que en junio o julio tengan lugar las juntas generales de CaixaBank y Banca Cívica para aprobar la fusión.

El cierre de la integración se realizará previsiblemente en el tercer trimestre de 2012, mientras que en el primer semestre de 2013 se producirá la integración tecnológica.