Cinco minutos mudos y a oscuras para protestar por los recortes a los empleados públicos canarios

DIARIODEAVISOS.COM | Santa Cruz de Tenerife

Las medidas de recortes adoptadas por el Gobierno de Canarias para los empleados públicos han caído como un jarro de agua fría en el colectivo. La eliminación de suplementos, el aumento de los horarios de trabajo, la eliminación de determinadas pagas y la reducción generalizada del salario, se han convertido estos días en tema de conversación de los funcionarios y personal laboral de las administración canaria.

De hecho, ya circulan internamente varios comunicados animando a los trabajadores a adoptar una serie de medidas de presión al entender que “de nuevo” se les ataca porque después del anterior recorte salariar no se movilizaron. Así, uno de esos correos internos señala: “¿Cómo se han atrevido a volvernos a bajar nuestras remuneraciones después del zarpazo que nos dieron en la primera ocasión? Por algo muy sencillo, porque con nuestro silencio les dimos el asentimiento para ello”.

Si bien la llamada a la movilización no es oficial, con este tipo de circulares se está evaluando si tomar otras acciones más efectivas. Así, una de las primeras propuestas es la de que  todos los días a las 12.00 horas y durante cinco minutos se “apaguen las luces de los despachos” y se permanezca en silencio sin coger teléfonos, ni atender a nadie, de modo que nada se vea y escuche durante ese período de tiempo en los lugares de trabajo. Se plantea así un paro simbólico para tratar de llamar la atención de los regidores políticos de que “nos pasa algo”. Algunos anuncian que esta medida comenzará mañana mismo.

No obstante, a la espera de que se analice el seguimiento de esta acción, muchos trabajadores de la comunidad autónoma están manteniendo encuentros y reuniones en distintos centros de trabajo con el objetivo de aunar criterios y establecer un plan de acciones de protesta.