san miguel >

Educación desconoce aun la causa de los temblores en el IES San Miguel

NICOLÁS DORTA | San Miguel

Los temblores en el Instituto de Educación Secundaria (IES) de San Miguel, en Las Zocas, siguen siendo un misterio. La Dirección General del Centros e Infraestructura Educativa del Gobierno de Canarias ha encargado a una empresa externa un “estudio geotécnico” tras este incidente, reiterativo, a finales de marzo en una parte del edificio, que causó grietas, temor y obligó al Ejecutivo autonómico a ordenar su cierre y desalojar a los alumnos.

Este estudio pasa por un análisis del terreno, una revisión del cálculo estructural del edificio y un control de vibraciones. A pesar de ello, ayer confirmaban a DIARIO DE AVISOS fuentes de la Consejería de Educación que los técnicos descartan anomalías: “ni el centro ni la zona tiene problemas estructurales”, argumentaron.

Otras fuentes especulan que unas obras anexas han provocado los temblores, sentidos por el profesorado y por parte del alumnado. En total son unos 570 estudiantes los del IES San Miguel pero los afectados rondan los 168, que conforman el tercer y cuarto curso de la ESO. La dirección del centro argumentó que los alumnos de la parte afectada han sido realojados en el propio instituto, habilitándose algunas aulas “no tan imprescindibles”, como la de informática. Se pensó utilizar incluso el laboratorio pero no ha sido necesario. “Todo está dentro de la normalidad y los alumnos cursan sus estudios sin problema”, añaden estas fuentes.

Desde antes de Semana Santa se está trabajando en algunas reformas para acondicionar este espacio, dañado por una grieta en el suelo. Se calcula que en plazo de un mes y medio los alumnos realojados puedan volver a sus aulas y también se determinen finalmente las causas de un asunto que ha tenido preocupado tanto al profesorado como a los padres.

Trabajo continuo

El alcalde Valentín González, al tanto de la situación, ha mostrado su colaboración para ayudar en lo que sea posible e insistió ayer que el curso se desarrollan dentro de la normalidad. El nacionalista espera que el Gobierno de Canarias solucione cuanto antes el problema. Asimismo, ha ordenado a la Policía Local que inspeccione los alrededores. El director General de Infraestructuras Educativas del Gobierno de Canarias, Demetrio Suárez, también ha estado al tanto de esta situación desde el principio. Tras el desalojo se reunió con la dirección del colegio, técnicos de la Consejería, representantes de la AMPA y el propio alcalde sureño.