cd tenerife >

El ambiente era irrespirable

Los cuatro capitanes de la primera plantilla, Sergio Aragoneses, Pablo Sicilia, Kiko Ratón y David Medina, se citaron ayer con Miguel Concepción en el despacho que el presidente tiene en la sede de la entidad. / ACAN

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

“La gente no sabe realmente lo que ha pasado”. La frase la pronunció Kiko Ratón en la sala de prensa de El Mundialito. “Me parece muy fácil ir a ruedas de prensa y hablar por detrás”. Esta otra corresponde a Chechu Flores y la dijo delante de los micrófonos de Radio Marca. Con este tipo de declaraciones lo que queda claro es que la convivencia de la plantilla con García Tébar era absolutamente insoportable.

Tras ser señalados como los culpables de la destitución del manchego, los jugadores han pasado a la carga. Públicamente se defienden de las críticas que han recibido en los últimos días y que consideran injustas. “Yo podría contar muchas cosas, pero no lo haré. No hablaré del pasado. Nos están achacando cosas, aunque no se sabe realmente lo que sucedió”, insistió el delantero de Puerto de la Cruz, que aseguró enfadado que “se lanzan bulos y se sigue metiendo mierda y más mierda”.

El ariete se mostró especialmente molesto con el expreparador. “Que le vaya lo mejor posible”, dijo, además de explicar que cuando Tébar llegó “tenía las ideas claras”, pero “poco a poco” fue cambiando de sistemas y eso también terminó de desestabilizar al plantel.

Tan mala era la relación de los jugadores con su técnico, que García Tébar optó ayer por ni siquiera despedirse de los que fueron sus pupilos hasta el pasado lunes, día que fue despedido. El entrenador acudió ayer, a las 08.00 horas al Mundialito para recoger sus cosas y despedirse de los empleados. Antes de tropezarse con los deportistas, que estaban citados a las 9.30 horas, abandonó las instalaciones para no despedirse de ellos. Chechu Flores se mostró muy sorprendido y muy contrariado por esta circunstancia. “Cuando llegué arriba pregunté cuándo iba a ir el míster a despedirse y me dijeron ya lo había hecho y me he quedado sorprendido de que lo hiciera. Lo que debería de haber hecho es agradecer al club la oportunidad que le ha dado, como haré yo cuando me vaya de aquí”, señaló el ex del Girona.

Está claro que el divorcio de Tébar con el plantel es mucho peor de lo que la afición se podía imaginar.