EL IBEROSTAR CANARIAS, EN LA ACB >

Delirio aurinegro

JOSÉ ANTONIO FELIPE | La Laguna

Alejandro Martínez sonreía mientras, de reojo, miraba a su alrededor disfrutando del ambiente mientras seguía atento los últimos segundos del partido. El hijo de Dora y Pepe lo había conseguido. Ocho temporadas después de su llegada al Canarias el entrenador que había prometido “trabajo y más trabajo” en su presentación había cumplido su objetivo con creces. Él era el mejor ejemplo de un club que ha crecido poco a poco fiel a sus señas de identidad. El marcador, en rojo fuego, marcaba el 91-77. El Canarias había ganado al Lleida y Tenerife volvía a ser una Isla de ACB.

Ya no hará falta recordar tantas y tantas veces la dramática promoción de descenso de 1991 porque ahora se abre una nueva época para la entidad canaristas: la de competir con los mejores equipos de España. Lo merece Alejandro, lo merece el Canarias y la Isla, que tanto baloncesto respira.

Lleida llegó a Tenerife con el objetivo de ganar para seguir optando a la segunda plaza clasificatoria. Más allá de no querer ser convidado de piedra, los de Casas necesitaban ganar y para ello se agarraron a diferentes zonas defensivas con la esperanza de que el Canarias no anotara desde fuera. Mala elección.

Rost y Sábat con dos triples se encargaron de empezar a anotar para su equipo antes de que Simeón pusiera por delante a los catalanes, 8-10. El Lleida de Ricard Casas era un equipo fresco que quizás se apoyaba excesivamente en Jason Detrick a la hora de atacar. Aún así, pese a los esfuerzos del Canarias, el encuentro era emocionate debido a su enorme igualdad. El 19-15 del final del primer cuarto era buena muestra de lo que tenía que venir después.

Una técnica mostrada a Ricard Casas cuando su equipo caía por 30-24 motivó algo más a un equipo, el blanquiazul, que emuló a otros que han planteado un sistema conservador en defensa para intentar derrotar a los aurinegros.

Afortunadamente para los locales, Asier, Sábat y Rost respondían con acierto desde el triple a la defensa zonal del rival. Solo Feliu, con una jugada de 2+1, lograba parar el empuje local llevando el encuentro al descanso con 45-42. La ACB se rozaba con los dedos.

Aún el público no había acabado de acomodarse en sus asientos tras el intermedio cuando el Lleida metió el miedo en el cuerpo a todos. Buena salida de la mano de Simeón para poner a su equipo dos arriba, 45-47. Entonces aparecería Lampropoulos para mantener a su equipo en el encuentro hasta que entrara en pista Nacho Yáñez. Ambos jugadores resultaron clave en la tarde de ayer saliendo desde el banquillo.

El heleno logró dejar a los suyos un punto arriba, 56-55, antes que el veterano alero madrileño surgiera como ya hiciera en la Copa Príncipe para acribillar desde el exterior.

Cinco tantos consecutivos de Nacho Yáñez dejaron las cosas en 61-56 antes de que los visitantes lograran un parcial de 0-8 que permitía llevar el empate a 64 al electrónico del Pabellón Insular Santiago Martín. Para romper la igualdad, Fotios Lampropoulos desde el tiro libre anotó para que a falta de diez minutos por disputarse el Canarias ganara de dos, 66-64.

La igualdad se rompería en el mejor momento: en el último cuarto. Lleida había llegado cansado, con Detrick cargado de faltas y enfrente tenía un Canarias muy motivado. El ascenso estaba conseguido, pero los de Alejandro Martínez querían aún más. Nacho Yáñez siguió a lo suyo, anotando desde lejos, antes de que Heras pusiera once arriba al Canarias, 77-66. Los ilerdenses ya no llegaban a cerrar a su rival en defensa y en ataque se mostraban excesivamente fallones. La suerte empezaba a estar echada.

Pese a los intentos de paco Vázquez por asumir el rol anotador tras la eliminación por faltas de Jason Detrick, los tinerfeños tenían una velocidad más.

Lampropoulos se asociaría a la perfección con Rost y Yáñez para dar descanso por un día a Guillén, Donaldson y Richotti.

Romén Hernández, que viene ayudando al equipo en todos y cada uno de los entrenamientos también se sumó a la fiesta para cerrar el encuentro en 91-77 ante el delirio de los 5.000 aficionados que llenaron el recinto de Los Majuelos.

Tenerife, en lo deportivo, volvía a la Liga ACB. Ahora solo queda que no nos dejen sin ella en los despachos, algo que sería un terrible error más aún tras ver la responsable gestión de una entidad que ha crecido espectacularmente en los últimos ocho años. Sería imperdonable.

El grupo por encima de todo

En el encuentro de ayer Richi Guillén anotó siete puntos, Jakim Donaldson colo cuatro. Los dos referentes ofensivos del Canarias no miraron demasiado al aro rival pero no hizo falta. Nacho Yáñez, Fotios Lampropoulos, Levi Rost y Albert Sábat asumieron responsabilidades para llevar a su equipo a la victoria. Ha sido una de las claves canaristas a los largo de toda esta exitosa campaña. Amenazado por las lesiones, los de Alejandro Martínez han tenido que sobreponerse a muchos inconvenientes para poder lograr el ascenso directo. Ayer hasta seis jugadores valoraron diez o más créditos y cuatro estuvieron por encima de los diez puntos de anotación en el encuentro más decisivo del año. No era la primera vez que eso pasaba. En la final de la Copa Príncipe la estadística era similar. El Canarias no ha tenido este año un referente claro, un jugador franquicia; eso lo ha hecho un conjunto imprevisible para sus rivales.

[apunte]

IBEROSTAR CANARIAS (91-77) LLEIDA BASQUETBOL

Iberostar Canarias (19+26+21+25): Richi Guillén (7), Jesús Chagoyen, Nico Richotti (8), Leví Rost (12) y Albert Sabat (13) -inicial-; también jugaron Adrián Fuentes (5) y Jakim Donaldson (4), Jaime Heras (8), Fotis Lampropoulus (15), Nacho Yánez (14), Asier Zengotitabengoa (3) y Romén Hernández (2).

Entrenador: Alejandro Martínez.

Lleida Basquetbol (15+27+22+13): Alfonso Alzamora (7), Miguel Feliu (15), Charles Allen Ramsdell (8), Jason Ditrick (11) y José Simón (10) -inicial-; también jugaron Jonathan Kale (9), Eduard Villacampa, Marc Rubio, Fran Vázquez (12) y Steven Gerard Dagostino (5).

Entrenador: Richard Casas

Árbitros: Juan Pedro Morales García-Alcaide y Ángel González Zumajo (Comité Madrileño). Eliminaron por cinco falta personales al visitante Jason Detrick en el minuto 37.

Incidencias: Encuentro de la trigésima primera jornada de la Liga Regular en la Adecco Leb Oro, disputado en el pabellón Santiago Martín de Los Majuelos, en La Laguna, ante un lleno total, 5003 espectadores según el comunicado del club.

[/apunte]