educación >

Pérez cifra en 3.500 los docentes que se irían por los ajustes del PP

El vicepresidente y consejero de Educación, José Miguel Pérez, durante la rueda de prensa sobre los recortes en Educación. | EFE

FRAN DOMÍNGUEZ | Santa Cruz de Tenerife

“Se está produciendo un verdadero expolio del sistema de educación público y un ajuste de cuentas que va más allá de los presupuesto, para así vertebrar el modelo de enseñanza del PP, lo que supone un serio retroceso para la Islas”. Así de tajante se pronunciaba ayer el vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero regional de Educación, José Miguel Pérez, sobre las “medidas impuestas” por el Ejecutivo central y que el pasado lunes avanzó el ministro del ramo, José Ignacio Wert.

Las propuestas, que tanto revuelo han causado en la comunidad educativa, serán aprobadas este viernes mediante Real Decreto-Ley para hacer así frente al recorte previsto de 3.000 millones de euros en materia educativa y se centran en el aumento de hasta un 20% en el número de alumnos por aula, el incremento de la jornada lectiva con un mínimo semanal de 25 horas en Infantil y Primaria y 20 en el resto de enseñanzas no universitaria, la congelación del proceso de implantación de los módulos de Formación Profesional (FP), la suspensión de la obligatoriedad de ofertar las dos modalidades de Bachillerato, la eliminación de cualquier complemento retributivo, y que las bajas inferiores a los 10 días lectivos deban ser cubiertas con los propios recursos y no por interinos.

Pérez aseguró que el Gobierno canario (CC-PSOE) se “va a resistir” a las medidas que no sean de obligado cumplimiento. “Mientras no nos obligue la ley, aguantaremos”, apuntó el consejero para precisar que, por el contrario, si hay aspectos relacionados con esta iniciativas que correspondan a la comunidad y, por lo tanto, invadan o afecten a las competencias autonómicas, se presentará un recurso de inconstitucionalidad. En cualquier caso, el consejero de Educación remarcó que estudiarán estas consideraciones y se tomará una decisión al respecto una vez se publique el Real Decreto-Ley.

El vicepresidente canario criticó la formas “unilaterales”, sin margen para la “negociación”, en las que se comunicaron las propuestas en el Consejo Sectorial del lunes, lo que “altera” la lealtad institucional, y fue claro con las consecuencias que acarrearán para el Archipiélago la implementación de estas medidas, que supondrían, entre otras cuestiones, que salieran inmediatamente del servicio público de enseñanza de las Islas más de 3.500 profesores dentro del sector de sustitutos e interinos (unos 1.000 en Primaria; 1.500 en Secundaria; y entre 250 y 500 en Bachillerato, según las cifras dadas por el propio consejero). Sobre el incremento de las horas lectivas, el consejero insistió en que se hacen en detrimento de los estudiantes, dado que se lesiona su “derecho” a tener tutorías, mientras que en relación al aumento de la ratio hasta el 20% de alumnos por aula, avanzó que en Canarias, en Primaria, se prevé que el número de personas por clase sea entre 20 y 25 más; mientras que en Secundaria el segmento se fije entre 25 y 36 estudiantes más. En cuanto a Bachillerato, se podría llegar a los 42 alumnos. Respecto a “congelar” los módulos de Formación Profesional (FP) de 2.000 horas hasta el curso 2014-2015, Pérez recordó que en las Islas éstos se iniciaron en 2009 y ahora hay 79, y afirmó “que quieren proseguir”, lo mismo que con la oferta de dos modalidades de Bachillerato.

Otra de las cuestiones también más hirientes son las sustituciones del profesorado, de las que el consejero matizó que el Gobierno autonómico se compromete a mantener el sistema actual, y aseveró que de haberse aplicado lo que propone Wert, “se habrían dejado de sustituir a 500 profesores”. A su juicio, estas iniciativas afectan claramente a la calidad educativa y se cargan el “potencial de equidad”.

Pérez recalcó que Canarias está a 3.300 profesores “de distancia” por cada 270.000 alumnos de la media española, “a la cola” del país. Siguiendo con más datos, recordó que el trabajo desarrollado por el Ejecutivo autonómico deviene que el gasto en docentes sea menor en 130 millones de euros que la media estatal. El consejero expresó las dificultades que van a tener para rebajar las cifras de fracaso escolar temprano y otros programas específicos llevados a cabo por el Gobierno regional, y no quiso hablar de “frentes comunes” con las comunidades no gobernadas por el PP para afrontar. “Me gustaría hacer un frente entre todos, incluido el PP”, dijo para defender la apremiante necesidad de un pacto por la educación, “no sólo en Canarias sino a nivel estatal”.

[apunte]

Malestar en la comunidad educativa

Los sindicatos de enseñantes han puesto el grito en el cielo con las medidas dadas a conocer por Wert. Desde el STEC-IC se pide al Gobierno canario que compense los recortes presupuestarios acordados por el Ejecutivo central con medidas que dejen al margen el área de Educación. Así, expresa su rechazo a los recortes y considera que suponen una “contrarreforma educativa en toda regla”. Anpe subraya en una nota que espera “reformas necesarias” y no injustos recortes” e insta a un pacto de “mínimos”. EA-Canarias opina que el PP está desmantelando la educación pública con la excusa de la crisis. Para hoy, está prevista una reunión de la Mesa Sectorial donde se va a tratar este asunto. Asimismo, asociaciones de padres y de estudiantes también han hecho notar sus discrepancias con estas propuestas. Fitapa se opone rotundamente a las medidas del PP y afirma que afectarán “muy y mucho” a comunidades como Canarias. Desde los estudiantes de Udeca se exige a Wert que “no juegue con la educación y con el futuro de los jóvenes”.

[/apunte]