sucesos >

El jurado popular deberá decidir si el acusado “faltó al respeto” al descuartizar el cuerpo de Laura

EUROPA PRESS | Sevilla

El jurado popular encargado de enjuiciar a Antonio Gordillo, acusado del crimen de la norteamericana de 49 años Laura Cerna, deberá decidir si el imputado “faltó al respeto debido a la memoria de los muertos” al descuartizar el cuerpo, aspecto clave para poder imputar al procesado el delito de profanación de cadáveres que le atribuyen las acusaciones particulares que ejercen, por un lado, los padres y el hijo de la víctima, y por otro, el marido de Laura.

El magistrado-presidente del jurado, Juan Antonio Calle, ha hecho entrega a los nueve miembros del jurado en la mañana de este miércoles del objeto del veredicto, donde plantea una serie de cuestiones que deberán resolver de cara a emitir el veredicto, en el que deberán decir si Antonio Gordillo es culpable de los delitos de asesinato y de profanación de cadáveres que se le imputan por la Fiscalía y las acusaciones.

En el objeto del veredicto, se pide a los miembros del jurado que se pronuncien sobre si el acusado propinó los golpes a Laura Cerna “aprovechando que ésta no se encontraba en plenas facultades por la ingesta de alcohol y drogas” o si propinó las puñaladas cuando la víctima “se encontraba inconsciente” y “sin posibilidad de reacción o defensa alguna”.

Al hilo, los miembros del jurado deberán pronunciarse también acerca de si hubo alevosía y Antonio Gordillo “aprovechó su mayor corpulencia y fortaleza física respecto de Laura” y sobre si propinó los golpes y las puñaladas “causando deliberadamente males innecesarios a la víctima, provocando un aumento de su sufrimiento, evidenciando un ánimo perverso e inhumano de aumentar el dolor” de la fallecida.

Durante el juicio, el acusado aseguró que la víctima salió de la cocina con un cuchillo e intentó agredirle, por lo que tuvo que defenderse para repeler tal acometida, lo que lleva al magistrado-presidente a plantear al jurado si el imputado “tuvo necesidad racional de emplear los medios que utilizó para defenderse del ataque” de Laura.

También les plantea si el acusado, en el momento de cometer los hechos, “padecía un trastorno mental transitorio, con una personalidad anormal, que le impedía comprender la ilicitud del hecho o anulaba su capacidad de actuar conforme a ese conocimiento por las grandes dosis de alcohol y sustancias consumidas y presa del pánico y descontrol por la situación extrema en la que se encontraba”.

Además, deberán señalar si el procesado actuó por “arrebato u obcecación”, así como si “confesó los hechos a la Policía de su propio puño y letra”; si “colaboró con la Policía para la correcta identificación y localización del cuerpo”, o si hizo todo lo anterior “para minimizar el dolor y daño de la familia”.

Los nueve miembros del jurado se han retirado ya a deliberar y, posiblemente, hagan público su veredicto a lo largo de este jueves, cuando se conocerá si Gordillo es culpable o no de matar a Laura, cuyos padres e hijo han acudido también este miércoles a la Audiencia Provincial para presenciar la lectura y entrega del objeto del veredicto.