Candelaria >

El paseo de nunca acabar

El paseo de San Blas, que se encuentra en zona declarada BIC y que lleva varios meses cerrados, está inutilizado tanto a nivel cultural -está prohibida su entrada- como a nivel de saneamiento, al estar rotas casi todas tuberías de las aguas residuales. / NORCHI

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

El paseo de San Blas y todo el entorno que está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) corre el peligro de desmoronarse y dañar seriamente los cimientos del convento de los Dominicos y el entorno de la Basílica de Candelaria.

No es ninguna exageración, es simplemente las consecuencias de un mar que está empeñado en recuperar lo suyo y que cuando enfurece, como ayer, bate con fuerza sus olas contra una zona, que además es de vital importancia para el municipio al estar allí una estación de bombeo de aguas residuales, que no termina de funcionar a pesar de haberse construido a principio de los noventa, con la intención de bombear las aguas hasta la depuradora comarcal que está situada en la zona del Carretón, en el municipio de Arafo.

Precisamente, el asunto del saneamiento es, ahora mismo, el que más preocupa al Ayuntamiento de Candelaria. Al menos eso se desprende de las palabras del alcalde José Gumersindo García, quien ayer reconocía que “el proyecto del Cabildo de la escollera semisumergida está muy bien, pero ahora es urgente arreglar el asunto del saneamiento para impedir que se sigan vertiendo aguas fecales al mar”, porque entiende que el proyecto de protección del paseo, del convento y de la basílica “va a tardar”.

El alcalde de Candelaria reconoció que no es una tarea fácil, pero sí necesaria, porque “en los dos últimos años hemos cambiado tres o cuatro veces las tuberías y no es cuestión de seguir gastando dinero inútilmente”, afirmó Gumersindo García.

El proyecto de Cabildo, presentado hace unos meses, señala que el paseo de San Blas, situado junto a la Basílica de Candelaria y que lleva hasta la cueva de Achbinico, contará con una escollera semisumergida, que tratará de proteger el templo mariano, el convento dominico y el propio paseo, al que actualmente unas vallas impiden el paso debido a los graves desperfectos que sufre como consecuencia de la fuerza del mar en el litoral candelariero.

La consejera de Planificación de la Corporación insular, Pino de León, recuerda que esta escollera se recoge en el proyecto de redacción de la obra para la defensa de la referida zona, un documento sufragado por el Cabildo (60.000 euros), que estará finalizado antes de junio del presente año.

Además, la consejera indica que cuando anteproyecto esté terminado, “será ponerlo en la mesa de Costas para que aborde la financiación”, y que espera que la actuación “sea declarada de emergencia”.