arrecife >

El Supremo confirma la nulidad de la declaración de ‘El Mercadillo’ de Arrecife como BIC

EUROPA PRESS | Arrecife

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia que anuló el decreto del Gobierno de Canarias por el que se declaró Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento Histórico, el edificio de “El Mercadillo”, en la calle Real de Arrecife (Lanzarote).

“El Mercadillo” es uno de los inmuebles más conocidos de la capital de Lanzarote, que fue sede de la Sociedad Democracia, una de las entidades culturales y recreativas más señeras de la isla.

El Supremo desestima así los recursos interpuestos por el Gobierno canario y el Cabildo de Lanzarote contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que anuló la protección concedida a ese edificio.

El fallo, al que ha tenido acceso Efe, viene a confirmar el criterio que mantuvo el TSJC al haber entendido que, cuando el Gobierno de Canarias dictó el decreto en 2006 para declarar “El Mercadillo” como Bien de Interés Cultural, el expediente ya había caducado por haber superado el plazo legalmente establecido para resolver el procedimiento.

La sentencia del TSJC ahora confirmada señalaba que “desde la denuncia de la mora, el Cabildo de Lanzarote dictó resolución (dentro del plazo) y elevó al Gobierno de Canarias el expediente; sin embargo desde que la Comunidad Autónoma lo recibe hasta que dicta la resolución final transcurrieron más de dos meses, que tenía para resolver”.

Tanto el Gobierno de Canarias como el Cabildo habían defendido en el pleito judicial que era posible acordar la suspensión del procedimiento en la fase autonómica de resolución del expediente para incorporar al mismo un informe que resultaba preceptivo sin que el plazo de tiempo que transcurrió desde la solicitud del informe hasta la emisión del mismo pudiera computarse a efectos de caducidad.

El TS considera en su sentencia que, una vez denunciada la “mora” o tardanza en resolver por una persona afectada por el expediente, ya no sería posible acordar ninguna suspensión adicional del procedimiento, porque la administración habría dispuesto de tiempo suficiente para resolver.

El pleito que ha concluido con la anulación de la declaración como Bien de Interés Cultural de “El Mercadillo” lo interpuso en el año 2006 uno de los propietarios afectados por el perímetro de influencia del BIC, María Dolores Panasco Armas, al incluirse dentro del mismo la fachada de un inmueble de su titularidad en el que se encuentra una conocida tienda de ropa.

El fallo de la Sala no cuestiona los valores históricos que tiene “El Mercadillo”, ni la propuesta que formularon los técnicos de Patrimonio Histórico de la primera corporación insular, sino que su pronunciamiento anulatorio se basa en no haber cumplido el plazo que tenía el Gobierno de Canarias para resolver el expediente desde que se lo remitió el Cabildo dentro de plazo.