En crisis, consumir de lo nuestro > Domingo J. Jorge

Hace unos días llegaba a mi correo electrónico una interesante propuesta de la Cooperativa del Campo La Candelaria, que me presentaba una compañera, Aniaga Afonso, jefa de Prensa, o responsable de Comunicación -expresión más al uso hoy- de esa Cooperativa. El encabezado de dicho correo decía así: “Un buen consejo en esta situación de crisis”. Lo traigo a este espacio de nuestra página La Laguna Agropecuaria en DIARIO DE AVISOS, porque no tiene desperdició. Es lo que todos deberíamos hacer, probablemente antes también de que entráramos en recesión o crisis, pero no hacemos. Y así nos va.

Aniaga y la Cooperativa La Candelaria, la gente de Pedro Molina, nos invitan a hacer algo que hoy se llama “consumo solidario”, por eso de dar nomenclatura a todo, pero que en esta tierra nuestra siempre hemos denominado “comer de lo que la tierra nos da y comprar lo que tenemos más cerca”. No se entiende cómo hemos dejado de lado la enseñanza de nuestros abuelos, de nuestros mayores, ese conocimiento sano y del pueblo, porque no se trata de una tesis doctoral, pero en ella está la solución para tener siempre un poquito de todo y para todos. Y, en cierto sentido, ese consejo de los viejos es más real si cabe hoy, el mismo consejo que ahora nos ofrece Aniaga, como voz de la Cooperativa La Candelaria: “consumir productos canarios es la mejor forma de mantener la pequeña y mediana empresa de nuestra tierra, que es la que soporta una gran parte del empleo”. Así, la reflexión a la que nos invitan también es loable: “los cientos de millones que genera esta decisión, quedarán en todo el tejido productivo canario y además generarán impuestos y sueldos que permanecerán aquí. Recuerda, algo tan sencillo como consumir productos locales o hacer turismo en Canarias en los dos próximos años, a lo mejor mantiene tu empleo, el de tus hijos, familiares, amigos… el de todos”. 

Esta compañera, Aniaga, me comenta en el correo que lo envié a todos mis contactos, lo que hago es contárselo a todos nuestros lectores, que no son pocos.

Por cierto, mediten lo que nos proponen, porque creo que es una solución para el sector primario de La Laguna, para nuestras despensas en casa, y para el bolsillo, al final, de todos.