EL RINCÓN DEL TAXI >

En el punto de mira

Compañeros, en estos días asistimos al circo que algunos nos quieren montar en el sector; por un lado, aprovechándose de la desgracia de una persona que lamentablemente deja en mal lugar al gremio con acciones injustificables, saliendo a la palestra diciendo que yo soy el salvador, pero no dice que lo quiere ser a base de hundir a los compañeros, presentando denuncias en el Ayuntamiento contra el que no predique su religión, escachar al compañero por encima de todo, Señor ten piedad, apoyados por medios de comunicación que prefieren destacar lo malo a lo positivo. ¿Cómo pueden involucrar a todo un sector de esta manera? No entendemos cómo no publican a los cuatros vientos la honrosa actuación de una compañera que devolvió un bolso con 900 euros, que muchos compañeros ayudan a personas mayores a subirse o bajarse del taxi, que bajan la compra, ponen los bultos pesados o cualquier cosa en el portal de su casa e incluso dejan el coche mal estacionado para subir hasta un piso siempre en ayuda de las personas impedidas, cosas que otro transporte público no hace, porque son como son. Y sin embargo, lo que nos encontramos es a personajes con la escopeta apuntando al sector. Lamentable.

La totalidad del sector lo único que busca es trabajar pero cada día que pasa nos encontramos con una diana pintada en nuestros coches. ¿Por qué la policía solamente se ocupa de nosotros? ¿Somos delincuentes? Estamos atravesando una crisis y nos prohíben trabajar en sitios determinados, como por ejemplo cerca del muelle cuando vienen los cruceros (paso de turista). ¿Por qué? ¿Qué intereses hay? ¿No hay otras cosas más importantes que nosotros? No les importa el mal momento que estamos atravesando; quieren hundir con multas a todo aquel que se ponga en su punto de mira. Señor, ten piedad.