deuda publica >

España espera captar esta semana hasta 5.500 millones de euros de deuda

EFE | Madrid

El Tesoro Público intentará captar esta semana hasta 5.500 millones de euros en sendas emisiones de deuda, en un momento en el que se han recrudecido los ataques sobre la deuda soberana de la zona del euro, en particular de España e Italia.

España espera captar este martes entre 2.000 y 3.000 millones de euros con una emisión de letras a doce y dieciocho meses, y el jueves, entre 1.500 y 2.500 millones de euros en obligaciones, con vencimiento en 2014 y en 2022.

La anterior subasta de letras a doce y dieciocho meses, celebrada el pasado 20 de febrero, se cerró con la colocación de 5.044 millones de euros con el interés más bajo desde hace casi dos años, en abril de 2010.

Sin embargo, en la última subasta celebrada por el Tesoro, el 4 de abril, se adjudicaron con intereses más altos bonos por importe 2.589 millones de euros, cifra discreta que se sitúa en la banda baja del objetivo fijado, y a mayor interés que en anteriores pujas.

Las subastas que afronta el Tesoro esta semana adquieren relevancia por los importantes vencimientos que tiene pendientes este año y que suman 139.000 millones.

Solo este mes, los vencimientos ascienden a 24.000 millones, aunque en las subastas celebradas este año el Estado ha captado ya 55.500 millones de euros.

En los últimos días, el temor a una intervención en España y las dudas que suscita Italia hicieron que se dispararan las primas de riesgo hasta sus peores registros desde el pasado mes de noviembre.

El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo se sitúa cerca de 440 puntos básicos, en tanto que la rentabilidad del bono español a diez años ha superado hoy el 6,1 %.

No obstante, un estratega de Saxo Bank indicaba hoy que el nivel por encima del cual el rendimiento del bono español es “preocupante” es el 7 %.

El departamento de análisis de Bankinter, por su parte, ha señalado hoy en un informe que descarta que el bono español alcance ese nivel, a partir del cual sería necesaria la intervención del Banco Central Europeo (BCE).