opinión>

Felipe Fernández, un padre para el ISTIC > José Domingo Morales Hernández*

Felipe Fernández García, nuestro obispo emérito de la Diócesis, ha sido para la gran familia del Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias Virgen de Candelaria, nuestro ISTIC, el gran impulsor de la labor académica, cultural y de investigación que hemos vivido en nuestra historia. Fue en el año 1994 cuando se inició el primer curso en la Extensión de Tenerife del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a Distancia San Agustín. El 30 de agosto de 1997 fue erigido el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Juan Pablo II, patrocinado por la Facultad de Burgos. Finalmente, el proyecto tan deseado por Don Felipe y por todos, la erección de nuestro ISTIC, fue aprobado por la Congregación para la Educación Católica el 19 de agosto de 2003, siendo el mismo, Don Felipe, su primer presidente. Fue y es una apuesta formativa fundamental, tanto para los sacerdotes como seminaristas, laicos y religiosos.

Don Felipe nos ha dejado una huella imborrable en nuestra institución. Nos ha dejado un excelso legado, el legado que un padre deja a sus hijos, el legado de poder seguir entregando la semilla del saber a aquellos que quieren conocer a Dios y saborear la grandeza de la teología.

Gracias don Felipe. Descanse en paz.

*Secretario general del ISTIC