entrevista >

“Fimucité peligra cada año, pero no tiraremos todo lo logrado”

Diaego Navarro señala el concierto por el centenario de Universal como el 'plato' fuerte del FImucité. / JAVIER GANIVET

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

El Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (Fimucité) celebra entre el 7 y el 14 de julio su sexta edición. Sobre esta apuesta por la cultura en tiempos convulsos, cada día que pasa más singular, ha conversado DIARIO DE AVISOS con su director, el compositor y director de orquesta Diego Navarro.

-Ha señalado que Fimucité es uno de esos raros casos de festivales que no dejan de crecer pese a que su presupuesto mengua. ¿En algún momento ha estado en peligro su sexta edición?

“Ha estado en peligro la sexta, pero también la quinta y la cuarta. Pero quienes hacemos este festival somos conscientes de que hay que estar en los buenos y en los malos momentos; y de que no se puede tirar por la borda todo cuanto se ha logrado. Tenemos que hacer un sobreesfuerzo para conservar una cita de estas características. De modo que no nos queda otra que optimizar los recursos al 500%. Una de las claves de este proyecto es que es muy amado por todas las personas que lo llevan a cabo”.

-Este año la gran apuesta es la celebración del centenario de Universal, con un concierto apoyado por los propios estudios. ¿Cómo se gestó este acuerdo?

“Por suerte, nuestra agenda de contactos es grande y nuestros invitados han salido muy contentos de Fimucité en cada edición. Y esa satisfacción la transmiten fuera. Además, tenemos el honor de trabajar con el sello de música para el cine de más renombre, Varese Sarabande, con su productor Robert Townson al frente, que es una división de Universal. Gracias a esta relación, que también se ha plasmado en varias grabaciones, surgió la posibilidad de celebrar este concierto”.

-Un siglo de cine da para mucho. ¿Qué aspectos priman a la hora de elaborar el repertorio para una velada que ilustre la trayectoria de los estudios norteamericanos?

“Sobre todo buscamos que sea un concierto equilibrado y que atraiga al mayor número de personas. Es fácil suponer la enorme cantidad de partituras maravillosas que se han compuesto. Por eso hay que descartar mucho, a favor de composiciones que tienen que estar sí o sí. Detrás de todo esto existe una compleja labor de investigación, pues algunas de esas partituras, especialmente las de la primera etapa, se han perdido y deben rehacerse. Ya tenemos un borrador de programa que poco a poco se concreta más”.

-Hasta hoy sólo se confirma la visita del compositor norteamericano Pete Anthony para participar en un concierto dedicado a Newton Howard. ¿Es la reducción de artistas invitados por donde tiene que adecuarse Fimucité a la crisis o nos reserva alguna que otra sorpresa?

“Aún no hay nada cerrado y podrá caer alguna sorpresa. No obstante, en Fimucité percibimos que al público, exceptuando ese reducto de grandes aficionados, le interesa más disfrutar con la música que la propia presencia del compositor, sobre todo si éste no va a dirigir. Teniendo en cuenta la actual situación económica, entre traer a un autor o mantener la agenda musical, preferimos lo segundo. Cuando las cosas mejoren, todo será más sencillo, pero ahora lidiamos con lo que tenemos. Quisiera subrayar la importancia de ese concierto con Pete Anthony, pues se escucharán en primicia una gran cantidad de partituras de uno de los autores más importantes de la actualidad, como es James Newton Howard (El sexto sentido, Señales, El bosque, King Kong, El caballero oscuro)”.

-Una de las novedades será el concierto de Presuntos Implicados. ¿Se trata de un caso puntual o de una nueva puerta que va más allá de los conciertos sinfónicos?

“El último disco de Presuntos Implicados, Banda Sonora, se sirve del jazz y la bossa nova para transitar por el séptimo arte. Siempre quise abordar el tema de las canciones del cine y el año pasado comenzamos. En 2011 contamos con talento canario, con Esther Ovejero, que aportó la vertiente jazz y pop, y la soprano Carmen Acosta, con una coloratura lírica espectacular. Ahora seguimos en esa línea”.

-La anunciada mirada a Italia se concretará en un concierto dedicado a Henry Mancini y un ciclo de cine con filmes a los que Nino Rota puso música. ¿Qué lugar ocupan estos autores en la memoria musical de Diego Navarro?

“Son pilares del siglo XX. Como programador de Fimucité cada año debes dosificar lo que pones encima de la mesa y Mancini era una antigua deuda. Me alegra que vayamos a poderlo hacer en formato big band, porque su música encaja como un guante en ese marco jazzístico. Además, podemos contar con un proyecto tan brillante como es la Big Band de Canarias, liderada por Kike Perdomo y Yul Ballesteros. Con respecto a Rota, casi era obligado organizar este ciclo y deseo que en el futuro podamos interpretar su música en vivo”.