fÓrmula uno 2012> Gran premio de china

Increíble carrera

El piloto alemán Nico Rosberg, de Mercedes, celebra su victoria en el podio del Gran Premio de China. | EFE

DIARIO DE AVISOS/EFE | Santa Cruz de Tenerife

El alemán Nico Rosberg (Mercedes) logró su primer triunfo en una carrera de Fórmula Uno al ganar el Gran Premio de China, en el que el inglés Lewis Hamilton (McLaren), que fue tercero, le arrebató el liderato del Mundial al español Fernando Alonso (Ferrari), noveno en Shanghái.

Rosberg completó un fin de semana sensacional para Mercedes y obtuvo la primera victoria para la escudería alemana desde que en 1955 el quíntuple campeón mundial argentino Juan Manuel Fangio se impusiese en Monza (Italia).

En su Gran Premio 111 y en la tercera temporada desde el regreso de Mercedes, Rosberg logró su primer triunfo en la categoría máxima en una prueba que prácticamente dominó desde el principio y que fue extremadamente apretada y movida por detrás.

Un día después de firmar su primera pole, Nico, nacido en Wiesbaden hace 26 años, ya puede soñar con emular a su padre, Keke Rosberg, que ganó el Mundial de 1982 para Finlandia y que en su palmarés presenta cinco victorias y cinco poles.

Nico salió bien, con su compañero y compatriota Michael Schumacher -el hombre-récord de la F-1, con siete títulos mundiales-, que había sido el mejor el viernes, por detrás. Y a partir de ese momento sólo cedió puntualmente el liderato en sus paradas.

Alonso, que había arrancado noveno, ganó una plaza en la primera vuelta, en la que el inglés Button (McLaren), segundo en Shanghái y que había salido quinto, avanzó dos puestos. Schumacher rodaba en un puño junto a Button, el finés Kimi Raikkonnen (Lotus), Hamilton y el mexicano Sergio Pérez (Sauber), en unas primeras vueltas muy emocionantes en las que los peor parados fueron el japonés Kamui Kobayashi, el compañero de Pérez, que había salido tercero y perdió cuatro puestos, y el alemán Vettel (Red Bull).

Vettel, que el año pasado se convirtió en el bicampeón más joven de la historia, experimenta este año nuevas sensaciones, acostumbrado quizá en exceso a saborear las mieles del éxito. Así, y por primera vez en tres años, no entró en la Q3 (última sesión de clasificación). Partió undécimo y en las primeras batallas perdió cuatro puestos. Aún así, llegó a rodar segundo y al final se tuvo que conformar con ser quinto, por detrás de su compañero australiano Webber.

Cuando algunos ya empezaban a pensar en un doblete de Mercedes, la escudería que dirige Ross Brawn -que festejó junto a Schumacher los mejores momentos de éste en F-1- los mecánicos del Kaiser no le aseguraron bien la rueda delantera derecha en su parada, tras la vuelta trece, provocando poco después su retirada.

La única de la carrera china, en la que el español Pedro de la Rosa y el indio Narain Karthikeyan, los pilotos de la escudería española HRT lograron acabar, al igual que hiciesen en Malasia.

Alonso paró en la misma vuelta que Schumi y una después, en la catorce, tras la parada de Rosberg, Checo Pérez tomó el liderato de la carrera. El mexicano paró en la 16 y le cedió el primer puesto al brasileño Felipe Massa (Ferrari). Tras la reordenación, Rosberg retomó el mando de una carrera vistosa por detrás y que confirmó la nivelación de las fuerzas en un Mundial que nada tiene que ver con el del año pasado. Alonso, que había parado de nuevo en la 27, lo hizo por tercera vez en la 40, al igual que Button, que rodaba rápido por detrás de Rosberg, pero que perdió toda opción al triunfo en esa parada, al durar la misma 10 segundos.

Rosberg sólo tuvo que conducir su monoplaza hasta meta para convertirse en el séptimo piloto alemán en ganar una carrera de F-1. Por detrás, la lucha fue encarnizada durante las últimas vueltas, que fueron tan alocadas como emocionantes. Vettel llegó a ir segundo, pero la degradación de sus neumáticos le obligó a ceder ante los McLaren de Button y Hamilton, que logró su tercer tercer puesto en lo que va de campeonato.

Alonso intentó ganar algún puesto más, pero no pasó del noveno. El asturiano, que llegó líder a China, es ahora tercero en el Mundial, con 37 puntos, a 8 de Hamilton y a 6 de Button.