eta >

Interior concede el tercer grado al preso de ETA Joseba Andoni Díaz Urrutia

EUROPA PRESS | Madrid

El Ministerio del Interior ha concedido el tercer grado penitenciario al preso de ETA Joseba Andoni Díaz Urrutia, que el pasado mes de junio había sido trasladado a la cárcel alavesa de Nanclares de Oca, donde Interior agrupa a los presos que rompen fehacientemente con la banda, han informado a Europa Press fuentes ministeriales.

Estas mismas fuentes han precisado que actualmente este preso se encontraba clasificado en segundo grado penitenciario y desde octubre de 2011 gozaba del artículo 100.2 del reglamento penitenciario por medio del cual los presos pueden salir a diario de prisión por varias horas para trabajar o formarse excepto los fines de semana.

Con esta progresión de grado, Díaz Urrutia tan sólo tendrá que acudir a la cárcel para dormir. El tercer grado penitenciario, conocido coloquialmente como ‘régimen cenicienta’, es el paso previo para la libertad condicional.

Andoni Díaz Urrutia, ex miembro de KAS, fue condenado a seis años y nueve meses de prisión por un delito de colaboración con ETA. Integraba una empresa relacionada con el entramado de la organización criminal. Casi tenía cumplidas las tres cuartas partes de esa condena.

Fuentes de Interior han explicado que este etarra había roto fehacientemente con ETA, había pedido perdón a las víctimas genéricamente porque no tiene delitos de sangre y no tiene responsabilidad civil, por lo que no tiene que hacer frente a indemnizaciones.

Por otra parte, el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz, ha alejado de la cárcel de Nanclares de Oca hasta Topas, en Salamanca, al miembro de Segi Ekaitz Samaniego Uriel, que cumplía una pena de ocho años de prisión ininterrumpidamente desde enero de este año por pertenencia a ETA.

Las mismas fuentes han precisado que sus características personales y circunstancias penales hacían aconsejable que se le destinara a la cárcel de Topas, porque no consta que se haya desvinculado de ETA.

Tras su último ingreso en prisión el pasado enero Samaniego no ha mostrado ninguna voluntad de romper con ETA y durante su proceso de clasificación peninteciaria se definió como preso político, por lo que se ha decidido su alejamiento.