la columna de churchill>

La columna de Churchill> Tinerfe Fumero

Multar a los incívicos está bien, pero igual no basta

Una lectora reflexiona sobre la mano dura que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife está aplicando a quienes tiran papeles al suelo y demás incívicos. Le satisface la noticia, pero recuerda que nunca se arregló nada simplemente con prohibirlo o castigarlo. Y augura, clarividente, que esas multas no cambiarán la conducta de aquellos que ensucian las calles de la capital si no se adoptan medidas de apoyo. Cita, como ejemplos, la necesidad de que las papeleras estén preparadas para apagar las colillas o el hecho de que, hoy día, es más fácil que te toque la lotería a encontrar un servicio público en esta ciudad. No le falta razón, no…

Gases parlamentarios

Se queja el PP canario de que la publicidad de ciertos productos lacteos se dirige exclusivamente a las mujeres, “como si los hombres no tuvieran gases” Mercedes Roldós dixit. Los cuescos, al fin, en el ojo del huracán político. Sabido es que las flatulencias igualan al tirano con el desheredado dado su profundo carácter democrático. Distinta es, sin embargo, la problemática sobre la equivalencia debida entre la altura a la que se expulsa la ventosidad y el foco emisor, o ese esfuerzo inútil de quienes pretenden disimular su avenida por sutil que fuera, pero ya habrán más sesiones de esta comisión, ya.