megáfono > La dehesa

La Dehesa, un barrio que aspira a la unidad y al crecimiento

La vida del barrio se vertebra en torno al antiguo camino real, por donde baja la Virgen de Las Nieves cada lustro. / CÉSAR BORJA (ACFI PRESS)

EUGENIA PAIZ | Santa Cruz de La Palma

La Dehesa es el barrio capitalino caracterizado por su dinamismo y vertebrado en el camino real, donde cada lustro inicia su descenso a la ciudad la patrona de la Isla, la Virgen de Las Nieves. En otro tiempo, estuvo dedicado casi con exclusividad a la agricultura, actividad que en algunos casos se mantiene y que convive en perfecta armonía con algunas empresas de la construcción y transporte que en tiempos de crisis, como los que corren, luchan por salir adelante no sin pocos esfuerzos.

La Dehesa, entre los barrancos de El Río y El Carmen, nace en las medianías y llega hasta La Encarnación, en otro tiempo unido en un límite geográfico común que llegaba hasta la costa. El barrio conserva el carácter agrícola que le confirió el reparto de tierras realizada en el siglo XVIII por el antiguo Consejo de La Palma. Con el andar del tiempo y la evolución social, económica y administrativa de la ciudad de Santa cruz de La Palma, pasó a convertirse en un lugar residencial que en un recorrido actual llama la atención por el minucioso cuidado de sus jardines y sus huertos, de sus patios y sus caminos.

La zona, nos recuerda el técnico en patrimonio del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, Víctor Hernández Correa, cuenta con dos puntos neurálgicos desde el punto de vista religioso y social; el primero de lo cuales lo constituye la parroquia de Las Nieves, fundada en diciembre de 1657 y como respuesta inmediata de los vecinos de la época ante el, finalmente infructuoso, intento de los dominicos de crear en ese espacio de culto un convento.

La pequeña ermita, hoy parroquia matriz, comparte protagonismo con la Iglesia de El Planto, donde tiempo atrás existía una enorme devoción marinera que se mantuvo durante prácticamente todo el siglo XIX.

Entregados a la fiesta

La Fiesta de la Cruz, en la que se encuentran inmersos de cara al próximo 3 de mayo, es punto de encuentro para la mayor parte de los 300 vecinos de este popular barrio, la mayoría de los cuales se reúnen en torno a la Cruz del Fraile, mientras que otras familias se encargan de “engalanar” la Cruz del Amparo, al pie de la carretera y testigo de los cambios urbanísticos de la última década, en la que se derribaron las casas construidas en el margen de un barranco que cada invierno traslada el caudal de las fuertes precipitaciones registradas en la cumbre.

Otra de las fechas claves en el calendario social del barrio es la fiesta de la Patrona de la Isla cada 5 de agosto, cuando personas llegadas de todos los puntos de La Palma se reúnen en torno a un acto religioso que es vertebrador de la vida social y lúdica del barrio.

Los vecinos de La Dehesa, orgullosos de su barrio, demandan en su conversación con DIARIO DE AVISOS la edificación de viviendas en terrenos de propiedad municipal adquiridos quince años atrás por el propio Ayuntamiento para la facilitar la autoconstrucción. El proyecto nunca llegó a realizarse y mientras siguen a la espera demandando modificaciones en el plan general del municipio, esperan que “se cambien las reglas para autorizar la autoconstrucción” y conseguir “que los jóvenes se queden y vengan nuevas familias” porque, insisten, “esta zona goza de un clima excepcional y el barrio tiene posibilidades de crecer”. Les preocupa la fuga de ese capital humano, los hijos, que una vez cursan sus estudios y se convierten en adultos “no vuelven” y que repercute en que “la mayoría de los vecinos somos personas con cierta edad que queremos potenciar cada día más la vida social de La Dehesa”.

Actualmente el barrio cuenta con unos 400 habitantes. / CÉSAR BORJA (ACFI PRESS)

Vecinos con innovadoras ideas para las fiestas lustrales

La imagen de la Virgen de Las Nieves que los vecinos realizaron para que danzara junto a Los Enanos en la última edición de las fiestas lustrales permanece en el local social del barrio. Cuidan con mimo esta pequeña obra, cuya urna van a mejorar para garantizar su estado de conservación. La Dehesa limita con La Encarnación y muchos de sus vecinos están muy vinculados a la actividad parroquial con actividades benéficas para entidades no gubernamentales como Cáritas.