música >

La música se sube a la nube

José Luis Gómez plantea un proyecto que facilita la difusión de la música canaria por todo el mundo. / DA

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

“Hoy el disco compacto ha comenzado a ser considerado de la misma forma que el vinilo: un objeto de coleccionista. Cada vez menos, la gente está dispuesta a comprarse un álbum porque le guste un tema en concreto. Prefiere descargárselo en internet”. En esta reflexión que formula José Luis Gómez, responsable de la firma discográfica Grabaciones Insulares, se encuentra el germen, la razón de ser, del portal www.raicescanarias.com, una plataforma digital para la promoción, distribución y venta de música hecha en el Archipiélago.

Gómez, que se halla al frente de una de las empresas pioneras de las Islas en la difusión musical -en cuyo origen, en 1967, se hallan Discan y Diva Records-, refiere que el proyecto de Raíces Canarias surgió en 1996, a partir de la necesidad de contar con un instrumento que permitiese hacer llegar la música del Archipiélago más allá del entorno insular. “Pero eran los comienzos de Internet -puntualiza- y decidimos esperar un tiempo”. Luego, hace ahora cuatro años, emprendieron un arduo proceso que ha llegado hasta hoy y que ha comprendido la digitalización de su amplio catálogo, el estudio de diversos proyectos musicales y el propio diseño de la plataforma.

Quien acuda ahora a la web de Raíces Canarias puede encontrarse con más de 9.000 temas de música (y no sólo música, también hay documentos sonoros) vinculada al Archipiélago. Desde folclore a jazz; desde rock a música de autor; pasando por pop, música clásica y hasta interpretaciones de orquestas y bandas municipales.

“Tenemos previstas reuniones con diferentes grupos folclóricos de las Islas -detalla Gómez-, con el fin de que puedan contar con un espacio en esta plataforma”. “Nuestro objetivo es que esté abierta a todos los artistas y estudios de grabación que deseen estar presentes en este nuevo canal de comercialización -afirma-, porque no sólo se van a difundir los trabajos producidos por Grabaciones Insulares, sino que, por el contrario, partiendo, eso sí, de un criterio de calidad, invitamos a que grupos, artistas y compositores canarios nos presenten sus ideas, grabadas o sin grabar; en singles o cedés, para que nosotros podamos estudiarlas con el fin de entrar luego en el aspecto promocional”. A este respecto, y para todo el que quiera recabar más información, la plataforma digital facilita la dirección de correo electrónico info@raicescanarias.com.

Pago por descarga

“Hay un montón de gente en las Islas -continúa Gómez- con cantidad de proyectos musicales que incluso no han podido ser editados”. “Aquí estamos hablando de una iniciativa donde ni siquiera se tendrán que plantear el coste que supone la grabación de un disco compacto -subraya el responsable de Raíces Canarias-; aparte de que sólo deberán asumir la producción del producto, no su salida al mercado. Del mismo modo que sobra decir que éste es un proyecto totalmente legal, donde a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se le paga por cada descarga”.

Así las cosas, Gómez pone de relieve la proyección internacional que recibirán los artistas en este nuevo portal para las descargas de contenidos digitales. “No se trata de que tu música pueda escucharse en las Islas, que también -detalla-, sino de que estará al alcance de cualquier usuario del mundo para que, si le gusta, la compre”. “Pero también queremos hacer una promoción directa”, prosigue. “Ahora mismo, por ejemplo, enviamos nuestra música a emisoras de Japón que demandan clásicos españoles -argumenta Gómez-; presentaremos la zarzuela canaria La sirena, de Sindo Saavedra, en Radio Nacional de España, y trabajamos con el Instituto Mexicano de la Radio, 18 emisoras radiofónicas públicas de ese país, de las que somos sus representantes en el Archipiélago”.

El nuevo modelo de consumir cultura

El espectro que recorre Raíces Canarias es amplio y diverso. Si uno acude a su web, podrá hallar una grabación del poeta grancanario Saulo Torón (1885-1974) fechada en 1972, pero también es posible descargar, por ejemplo, alguno de los temas que dieron forma a Simplemente Fuerte, el disco que publicó en 1992 la banda canaria de hard rock Krull. Una decena larga de pestañas sitúan al internauta en apartados como Folclore Canario, Parrandas, Solistas, Tradiciones Orales, Innovación Musical, Jazz, Blues o Pop. La descarga de una canción cuesta 0,95 euros, aunque hay ofertas en las que se puede descargar un álbum completo por cinco euros. “Antes lo más habitual -señala José Luis Gómez- era que cualquier artista editase un disco compacto, que incluyese un tema estrella sobre el que se centrase la promoción. Con lo que el público se veía obligado a adquirir la obra completa, aunque sólo le interesara una canción. Pero internet ha acabado para siempre con esta forma de consumir música”. En este nuevo modelo, en el que se inscribe Raíces Canarias, según subraya el director de Grabaciones Insulares, se benefician tanto los artistas como los usuarios, pues ahora se promocionan -y se adquieren o no- las composiciones de forma individualizada.

José Luis Gómez considera así que www.raicescanarias.com es un instrumento que contribuye a cubrir un espacio, el de la difusión de las creaciones artísticas surgidas en el Archipiélago, que hoy no posee todos los mecanismos deseables. “Lo importante para un artista, sobre todo para el que empieza, es dar salida a su producto”, señala. “Y ahora gran parte del esfuerzo que supone grabar un disco queda desaprovechado, porque, por desgracia, no va más allá de venderlo a la familia, los amigos y el entorno más cercano”.