economía >

La papa y el vino de fuera pueden tener un impuesto con tipos del 5% al 15%

M. F. | Santa Cruz de Tenerife

El sector agrario ha acogido con “esperanza” la propuesta del Gobierno de Canarias de gravar la papa y el vino foráneos para generar recursos destinados a la agricultura local, después del mazazo recibido con los recortes de los presupuestos del Estado. Esta tasa, igual que el resto de productos incluidos en el AIEM, puede oscilar entre el 5% y el 15%.

Según el técnico de COAG-Canarias Manuel Redondo, con esta medida se producirá un doble efecto: proteger la producción local, y en segundo lugar, proporcionar ingresos adicionales para las arcas de la Administración pública canaria. No obstante, Redondo explicó que se trata simplemente de un propuesta, que tiene que “empezar a desarrollarse”. En primer lugar, el acuerdo tiene que salir del Gobierno de Canarias y, después, vía Ejecutivo central, tiene que ir a Europa para que Bruselas valide la medida.

El consejero de Agricultura, Juan Ramón Hernández, anunció que, tras los recortes anunciados por el Gobierno estatal, a Canarias “no le queda otro remedio” que adoptar otras iniciativas como reorientar el Régimen Específico de Abastecimiento (REA) e introducir modificaciones fiscales en el AIEM para gravar la entrada de papa y de vino, que no estaban sujetos a ese arbitrio. Para ello, se “necesita” la validación de Europa”, afirmó Redondo.

En relación con la papa, explicó que en 2011 se trajeron de fuera 80 millones de kilos, cifra similar a la que se produce en las Islas. El problema es que el precio de entrada está en 33 céntimos de euros, y el coste de producción local sobre los 35.

“Con este gravamen, la papa de fuera puede equilibrar el precio al coste de producción que hay en Canarias”. Con el vino ocurre lo mismo. El 80% es de fuera, frente al 20% local.