tenerife > sur

Las desaladoras de Granadilla y de Fonsalía, pendientes de financiación

Jesús Morales, consejero insular con delegación especial en Aguas. / DA

JOSÉ L. CONDE | Arona

“Sin lugar a dudas, la isla de Tenerife es una de las más afectadas de Canarias por los recortes en los Presupuestos Generales del Estado y, en concreto, en cuanto a infraestructuras hidráulicas”, dice Jesús Morales, consejero insular con delegación especial en Aguas. Asimismo, señala que no se sabe cómo va a afectar a obras como la desaladora de Fonsalía, en la costa de Guía de Isora, que aportaría 10.000 metros cúbicos de agua al día, y la de Granadilla, con capacidad para un total de 14.000 metros cúbicos, que se encuentran bastante avanzadas en su ejecución.

Para Morales, estas dos obras del Sur de la Isla son de gran importancia y “vendrían muy bien para mantener la tranquilidad” y afrontar años poco lluviosos con los mejores recursos posibles, ya que, al contar con la desaladora de Fonsalía, se abastecería de agua a la población y a las zonas turísticas de Guía de Isora y Santiago del Teide, mientras la de Granadilla daría cobertura a San Isidro y El Médano.

“Imprescindibles”

La inversión prevista para ambos proyectos asciende alrededor de 24 millones de euros y “son necesarias e imprescindibles”, según el consejero insular, porque aportan aguas de muy buena calidad para el consumo humano. Morales insiste en que se trata de poner en el mercado mayores recursos hídricos.

El recorte financiero también podría causar estragos en otras obras como son las ampliaciones de las depuradoras Adeje-Arona y la de Valle Guerra. Morales dice, en referencia a la del Sur de la Isla, que se busca ampliar su capacidad de depuración, a la vez que establecer una nueva tecnología que genere agua de mejora calidad para su uso en la agricultura. “Hablamos de llegar hasta los 40.000 metros cúbicos al día”, señala el consejero.

Estas dos proyectos ya están adjudicados por el Gobierno de Canarias, y están pendientes de la firma del contrato para empezar la obra. El problema radica en que la ficha financiera del Estado prevista para toda Canarias es de 16 millones de euros y la depuradora de Adeje-Arona se adjudicó por 21, por tanto, es de “difícil viabilidad”, afirma.

El consejero resalta la importancia de las depuradoras, entre otras cosas, debido a que al ser Tenerife un destino turístico hay que cuidar los aspectos medioambientales.

“Si hay una línea que no se debe recortar”, señala contundente, “es lo concerniente a las infraestructuras hidráulicas porque es fundamental para el abastecimiento de la población y para poder depurar las aguas residuales”.

La depuradora de Güímar, que actualmente está parada, es otro de los proyectos afectados por los planes regionales en el Sur de Tenerife. Está pendiente de unos 400.000 euros por una modificación en el proyecto y de momento, señala el consejero, no se sabe qué va a pasar.

Otro caso es el de la estación de bombeo de El Socorro, proyecto ya presentado a los vecinos, y que está pendiente del visto bueno de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, organismo en el que “siempre hay problemas porque los expedientes tardan demasiado tiempo y la sociedad no puede esperar tanto”.

Otras obras

El emisario submarino de Las Galletas también lleva esperando dos años a que se le conceda la autorización de ocupación del dominio público marítimo-terrestre, y todavía está pendiente.

Otra de las obras del Sur pendiente es la estación de cabecera del emisario de Las Galletas, que la tiene que ejecutar el Gobierno de Canarias, y al final ocurrirá que el Consejo Insular de Aguas terminará su parte y no podrá encontrar dónde conectarla.

Para el consejero insular, pese a la sequía registrada este año, el Sur presentará una problemática bastante menor que la del Norte. “Dentro de la estructura hidrológica de la Isla nos encontramos con que en las principales zonas turísticas muchos de los establecimientos tienen ya su propia desaladora de mar, además de las públicas radicadas en Adeje y Arona y de los numerosas galerías y pozos que a día de hoy no se están utilizando”, explica la misma fuente.