huelga transportistas >

Los empresarios advierten de más paros en el transporte si el Gobierno de Canarias no atiende sus demandas

AGENCIAS | Santa Cruz

El presidente de la Asociación de Empresarios de Transportes (AET), Ignacio de La Paz, espera que el Gobierno de Canarias atienda las reivindicaciones de los transportistas tras la “demostración” de la jornada de paro, que ha movilizado a casi 2.000 trabajadores del sector.

En declaraciones a Europa Press, De La Paz afirma que había más de 500 transportistas en la entrada de la capital tinerfeña, si bien la Policía Local y la Guardia Civil solo permitieron la entrada de unos 250.

“Ha sido un éxito, pero no estamos alegres. Si ha venido tanta gente es porque hay muchos problemas, y realmente, no podemos más. Y ha sido una convocatoria pequeña porque no hemos dejado tirados ni a los turistas ni a los colegios”, ha explicado.

En esa línea, avanza que en el futuro puede haber jornadas de paro más largas si el Ejecutivo no retira el uso de los tacógrafos, ofrece ayudas para compensar la subida de los carburantes y renegocia a la baja los contratos en el transporte escolar.

Paz cree que esta protesta evidencia el malestar del sector y confía que en las que las movilizaciones no tengan que ir más allá. “Desgraciadamente la movilización ha salido bien porque eso demuestra lo mal que estamos”, ha dicho a Efe de La Paz.

Por otro lado, el presidente de la FET en Canarias, Agustín Espino, ha cifrado en más de cuatro millones de euros las multas que se han puesto los cabildos a los transportistas, la mayoría de ellas recurridas, por irregularidades en el uso del tacógrafo, cuya supresión exigen como ocurre en otras islas de la Unión Europea.

Espino ha calificado como un éxito esta protesta y ha confiado en que las reivindicaciones del sector sean escuchadas tanto por el Gobierno regional como central.

La junta directiva de la Federación de Empresarios del Transporte (FET) ha presentado un manifiesto, tanto en la Delegación del Gobierno en Canarias como en la sede de la Presidencia del Gobierno regional en Las Palmas, en el que piden al Ejecutivo central una reunión urgente, y en el que exponen la situación de “crisis extrema” que atraviesa el sector en las islas.

Además de la supresión de la obligatoriedad del tacógrafo, los transportistas exigen la continuidad de los contratos de transporte escolar, que se mantenga el combustible profesional establecido en 2008 y se agilice su abono, y que el sector del transporte público por carretera quede exento del posible aumento de la presión fiscal sobre el combustible.

También demandan al Gobierno canario que incluya de nuevo las ayudas al transporte discrecional de mercancías y de viajeros, que aumenten las ayudas para la formación y la regeneración sectorial y que se controle el intrusismo en este sector, que supone el 11 por ciento del producto interior bruto de la comunidad autónoma.