Los partidos políticos recibieron en el ejercicio de 2007 cerca de 350 millones de euros

 Los partidos políticos recibieron en el ejercicio de 2007 cerca de 350 millones de euros

Vista general del hemiciclo del Congreso en la anterior legislatura . | EFE

EFE | Madrid

Los partidos políticos recibieron 349.063.151 euros en el ejercicio de 2007, cantidad que en su mayor parte corresponde a ayudas públicas, por valor de 281,1 millones de euros, y el resto a financiación privada, que sumó 67,9 millones.

Estos datos figuran en el último informe del Tribunal de Cuentas sobre contabilidad de los partidos, presentado en el Congreso, el cual constata que las formaciones políticas con representación en las Cortes o en los Parlamentos autonómicos tenían en ese mismo ejercicio una deuda de 226,7 millones de euros.

Sus fuentes de financiación proceden de diversos ámbitos, ya sean estatales, de Gobiernos autonómicos, de las Cortes, de las asambleas legislativas autonómicas e incluso de entidades locales, y el órgano fiscalizador detalla las recibidas por cada partido, bien por funcionamiento ordinario o por subvenciones electorales.

Así, en 2007 los pagos para funcionamiento ordinario ascendieron a 209,4 millones, repartidos en 68,4 del Estado, 5,7 de los Ejecutivos autonómicos, 15,9 de las Cortes Generales, 65,4 millones de los parlamentos autonómicos y 53,8 de ayuntamientos y diputaciones.

En conjunto, fue el PP el que más dinero recibió (70,2 millones), seguido del PSOE (67,8 millones); del PSC -que tiene contabilidad separada del PSOE- con 12,9 millones; de CiU, (11,09); Izquierda Unida (9,5 millones); ERC (6,4); ICV-Verds (3,7) y Coalición Canaria (2,9 millones de euros).

Respecto a las subvenciones electorales, sumaron 62,2 millones debidas principalmente a las elecciones locales (39,6 millones) y autonómicas (14,5 millones) de 2007, así como otras originadas por las elecciones catalanas de 2006 (5,9 millones).
Fue también el PP el partido que más dinero recaudó por este concepto (21,8 millones de euros); el PSOE se llevó 19,6; Izquierda Unida, 3,7 millones; CiU, 3,6 millones; el PSC, 3,3 millones; 2,6 ERC; 1,3 ICV-Verds y 1,1 el PNV.

Además, en 2007 la Junta de Andalucía concedió ayudas por valor de 9,4 millones de euros a los partidos andaluces para sufragar gastos por la difusión de la reforma del Estatuto de Andalucía (3,8 para el PSOE; 2,8 para el PP; 1,4 a IU y 1,3 al Partido Andalucista.

El resto de fondos obtenidos por las fuerzas políticas en 2007 procedió de financiación privada, casi toda destinada a formaciones con representación en el Congreso (64,8 millones), en tanto que los partidos de los parlamentos autonómicos se llevaron tres millones.

El Tribunal de Cuentas explica en su informe que la mayoría de sus recursos privados proceden de cuotas de afiliados y aportaciones de simpatizantes, por valor de 40,3 millones de euros, mientras que las donaciones privadas contabilizadas llegaron a 11,3 millones, de los cuales 10,6 correspondían a partidos de la Cámara Baja.

Hace constar además que 7,1 millones de euros corresponden a aportaciones anónimas y 4,2 a nominativas, de las cuales 1,8 proceden de personas físicas y 2,4 millones de personas jurídicas, sin que ningún partido haya sobrepasado los límites legales.

Sin embargo, hubo donaciones anónimas que contravinieron la ley por valor de 231.400 euros para el PP, 117.630 para el Partido Aragonés y 52.500 euros entregadas al PSOE.

Los partidos que más dinero movieron gracias a cuotas de afiliados fueron el PSOE (15,1 millones) y el PP, con 10,7 millones de euros.

Por otro lado, la deuda con entidades de crédito de los partidos ha sido también estudiada por el Tribunal de Cuentas, que alcazaba los 214,6 millones de euros para los partidos con escaños en el Congreso, de los cuales 0,85 millones correspondían a intereses.

Las formaciones autonómicas debían 12,1 millones, sobre todo el Partido Andalucista (7,3 millones de principal y 1,8 de intereses), en tanto que la deuda hipotecaria de los partidos sumaba 140,9 millones para los del Congreso y 0,7 millones para los demás.