por derecho >

Los salariosde tramitación (antes y ahora) > José Domingo Gómez

El reciente Real Decreto-Ley (RDL) 3/2012, de 10 de febrero, realiza modificaciones importantes en el Estatuto de los Trabajadores, siendo de destacar, entre ellas, las referentes a los salarios de tramitación, los cuales se definen como el salario dejado de percibir desde la fecha del despido hasta la notificación de la sentencia que declara la improcedencia o nulidad del mismo, o hasta que el trabajador hubiera encontrado otro empleo siempre que este hecho haya sido anterior a la sentencia.

Pues bien hasta la entrada en vigor del antes indicado RDL 3/2012 la referencia a los salarios de tramitación venía recogida tanto en el artículo 55.6 del Estatuto en el que se disponía, y se sigue disponiendo, que uno de los efectos del despido nulo es la readmisión del trabajador con el abono de los salarios dejados de percibir, y en el artículo 56.1.b) que señalaba que en el caso de los despidos improcedentes el trabajador además de una indemnización de 45 días por año de servicio tenía derecho a recibir una cantidad igual a los salarios dejados de recibir desde la fecha del despido hasta la notificación de la sentencia que declarase la improcedencia. Sin embargo y al día de hoy la modificación de determinados artículos por el nombrado RDL ha traído consigo un cambio importante en lo referente a la percepción del salario de tramitación por parte del trabajador que ha sido despedido. Así el artículo 55.6 sigue manteniendo que en los casos de los despidos nulos el trabajador tendrá derecho al abono de los salarios dejados de percibir una vez readmitido de nuevo por el empresario. Por el contrario, y en contraposición con lo que señalaba el anterior artículo 56.b) del Estatuto, el vigente RDL ha modificado este artículo estableciendo como única causa del percibo de los salarios de tramitación los supuestos en los que el empresario opte por la readmisión. También en este mismo sentido hemos de destacar que nuestro Tribunal Supremo considera los salarios de tramitación una cantidad concreta, susceptible de ejecución independiente.

Finalmente, es de destacar que al no recoger expresamente las Disposiciones Transitorias de este RDL la vigencia de lo dispuesto en el anterior artículo 56.1.b) del Estatuto del Trabajador respecto a los salarios de tramitación, se están planteando en sentencias recientes, por algún Juzgado de lo Social, dudas sobre la vigencia y virtualidad del indicado precepto, existiendo sentencias recientes que no recogen el derecho a percibir los salarios de tramitación por parte de los trabajadores que habiendo sido despedidos antes de la entrada en vigor de este Real-Decreto, las vistas de los juicios celebrados por esos despidos han tenido lugar después de la entrada en vigor del mismo, razón por la que entienden que en los casos estos despidos anteriores al 10 de febrero de 2012 que se declaren improcedentes no procede el abono al trabajador de los salarios de tramitación.

*Gómez-Toledo Abogados Hispajuris
Área de Derecho Laboral
www.gomeztoledoabogados.com