Guía de Isora >

MiradasDoc busca su continuidad este año

NICOLÁS DORTA | Guía de Isora

MiradasDoc está en estos momentos más cerca de celebrarse que de seguir suspendido. El Ayuntamiento de Guía de Isora y el Cabildo de Tenerife negocian estos días dar continuidad al Festival Internacional de Documentales que tiene lugar cada año en noviembre en el municipio sureño, y que la Administración local decidió a principios de año clausurar al no contar con financiación suficiente.

Así lo ha asegurado ayer a este periódico la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Guía de Isora, Josefa Mora, optimista, y a la espera de buenas noticias definitivas, al aclarar que la administración local tiene actualmente reservada una partida de aproximadamente 40.000 euros para MiradasDoc y que trabaja a contrarreloj para sacar adelante el proyecto “con mucho esfuerzo”, comentó.

La financiación restante vendría del Gobierno de Canarias que aportaría 25.000 euros y del Cabildo de Tenerife a través de una de sus empresas públicas, dijo. En este sentido el Ayuntamiento tiene la intención de presentar un proyecto europeo de muestra de cine documental, vinculado a MiradasDoc, para garantizar la subvención por parte del Ejecutivo autonómico, comento la responsable local de Cultura.

Austeridad

Corren nuevos tiempos y por lo tanto será un festival más austero, probablemente con menos programación y actividades, apretado en el presupuesto, pero manteniendo la esencia, como el apartado del mercado de documentales DocuMarket, uno de los elementos más significativos y donde acuden productoras, televisiones y directores de diferentes países para vender y comprar los trabajos o negociar futuros documentales. También se hace hincapié en los foros y la formación, aparte de las películas.

“Que el festival deje de celebrarse podría constituir un riesgo para su continuidad definitiva en Guía de Isora y debemos luchar para que eso no ocurra. Somos conscientes de que hay otras ciudades con aspiraciones para llevarse el festival”, citó la edil. “Llevamos meses trabajando duro y podría decir que en un 90% tenemos el apoyo para su continuidad”, comentó Mesa. “He sido la primera en poner delante las ayudas sociales y garantizarlas en este Ayuntamiento que en celebrar este evento”, donde acuden directores y especialistas en el documental de Canarias, España y el resto del mundo, “pero debemos hacer un esfuerzo por el bien de la cultura”, citó Mesa.

El alcalde Pedro Martín anunció, muy a su pesar, en enero de este año, que la falta de presupuesto obligaba a suspender MiradasDoc. El socialista entendía que era prioritario ajustar las cuentas municipales, no aumentar la deuda, pagar a los proveedores y garantizar los servicios sociales, antes de aventurarse a celebrar un proyecto de estas características con las exigencias que requiere a nivel presupuestario. Parece que ha cambiado la situación, para bien. Por MiradasDoc ha pasado gente relevante de la cultura; el último, el escritor Eduardo Galeano. Llenó el auditorio de un público inquieto por escuchar sus reflexiones.

[apunte]

Un referente

El objetivo es seguir consolidando MiradasDoc como un referente nacional e internacional en el cine documental y seguir sentando bases para este tipo de incitativas en Canarias. MirasDoc, inicialmente llamado Docusur, nació como una apuesta crítica e inteligente al mundo que “no vemos”. Los documentales se presentaban como un instrumento para crear conciencia social ante una realidad con sus luces y sus sombras, paradojas, con el presente como referente y mirando siempre hacia el futuro. En estos años, Guía de Isora y Tenerife ha ganado cierto “prestigio” por “atreverse” en esta ardua tarea de sentar las bases para este tipo de festivales y contar con el apoyo de las principales instituciones públicas y privadas. MiradasDoc nunca fue un festival de mayorías a pesar de que iba dirigido a remover el mayor número de conciencias. El cine, el arte, la literatura o la música como instrumento necesario para cambiar las cosas desde su propia mirada era otro de los objetivos de este festival, que cada año daba otro color a las calles del casco, visitadas por “miradas” diferentes.

[/apunte]