CÉSAR MURO BENAYAS > TENIENTE GENERAL JEFE DEL MANDO DE CANARIAS

“Nadie te invade de repente sin que te enteres”

Uno de los gestos más característicos de Muro, durante la visita al búnker en plenas maniobras de entrenamiento esta semana. / FRAN PALLERO

JUAN MANUEL PARDELLAS | Santa Cruz de Tenerife

No debe, no puede ni quiere. Hay preguntas sin respuestas, solo algunas. Para uno de los hombres mejor informados de España no es fácil hacer un ejercicio de transparencia. Y no porque no crea en ella. De hecho, la suya es una de las etapas más abiertas de las Fuerzas Armadas en Canarias.

Paracaidista, miembro de misiones internacionales (Sahara, Kurdistán, Bosnia como jefe del Estado Mayor), jefe de la Fuerza de Acción Rápida, jefe de la Guardia Real en la Casa de Su Majestad El Rey y, ahora, Jefe del Mando de Canarias, el toledano César Muro repasa estos días la historia de Roma y se siente “plenamente” integrado en la sociedad de las Islas.

-Viene de Melilla a Canarias. No tengo que explicarle mucho sobre el recelo general a la población magrebí. ¿Cómo salvar ese recelo y construir puentes de entendimiento con el continente vecino?

“Desde los atentados de septiembre, hemos satanizado demasiado al Islam. Eso no es positivo. Mi experiencia personal en Melilla me demuestra que, con un 50 por ciento de población cristiana y un 50 por ciento islámica, se convive con absoluta normalidad. Debemos ser conscientes de que el islamismo radical, no el yihadismo, no llega a ser ni el 0,4 por ciento. Si trasvasamos esos datos a la sociedad occidental, nos daríamos cuenta de que tenemos más radicales por la izquierda o por la derecha que los islamistas con su radicalismo. Hay que respetar sus tradiciones y exigir que se respeten las nuestras en nuestro territorio, igual que hacen ellos cuando les visitamos”.

-Se escuchan voces en el sentido de que hemos sido muy laxos, ¿las comparte?

“Nuestros valores democráticos son muchos más tolerantes que los suyos. Nuestra permisividad no se puede comparar ni con Marruecos, que es el país más avanzado de todos”.

-Uno de los miembros activos del 11M fue localizado en Lanzarote. ¿Canarias es o podría ser refugio de células durmientes de radicales islámicos?

“Las materias sobre terrorismo son del Ministerio del Interior. No tengo información al respecto. Canarias tiene, en proporción a su población y superficie, menos que otras zonas de España. Creo que el foco más radicalizado es Cataluña y la zona de Lérida”.

-¿Qué acciones tiene previstas para mejorar el conocimiento de nuestros vecinos?

“En el programa de formación de las operaciones internacionales siempre tratamos de incorporar mucho conocimiento de esta cultura. Entre Irak y Afganistán, el mundo islámico ha estado muy presente en nuestra instrucción, aquí también”.

-Se esperaba desde hace años la llegada de modernos y potentes helicópteros para Canarias. ¿Ya los tenemos?

“Sí. Nuestra unidad de helicópteros ya tiene Superpuma. El programa europeo NH90 ha sufrido varios retrasos y los planes de organización de las fuerzas aeromóviles se han retrasado. Actualmente, disponemos de dos Superpuma, nuestros pilotos ya está en disposición de pilotar todos los que vengan y, de hecho, van a Afganistán pilotándolos. Dependemos más de la industria que de las Fuerzas Armadas. También dispondremos de seis Augusta Bell. Su función es polivalente. Puedo mover más de cien hombres en un golpe de helicóptero”.

-Por su situación estratégica, ¿Canarias tiene más efectivos militares que el resto del país?

“No tenemos un despliegue territorial. El Ejército español se despliega en función de dos criterios: en los mejores cuarteles y mejores áreas de reclutamiento. No es un despliegue defensivo en función del territorio, sino de las instalaciones. La misión española en el El Sahara dotó a Canarias de muy buenos cuarteles y se trata de no perder de ninguna de esas buenas instalaciones.”.

-No sé si es herencia que nos queda del intento de invasión de Nelson, pero le supongo ya consciente de que sigue muy presente en el imaginario de las Islas el temor a una invasión. ¿Estamos preparados y protegidos ante esa eventualidad?

“Sí he detectado eso que me comenta. Creo que tenemos que evolucionar un poco. El siglo XXI ha cambiado todos los conceptos. La directiva de Defensa Nacional dice: “España es un solo espacio estratégico”, no tenemos que diferenciar un espacio canario, peninsular, Ceuta, Melilla o para Baleares. Es un solo espacio. Mover unidades militares en este espacio y dimensiones es relativamente sencillo y rápido. Meter aquí 20.000 hombres más es cosa de 48 horas y un F18 está aquí en una hora. Por otro lado, nuestros medios en inteligencia militar y los de la OTAN nos permiten disponer de alertas superiores a los que se contaba antiguamente. Nadie te invade de repente sin que te enteres. No tardamos nada en trasladar una flota de aviones, ni un portaviones. Nos preocupan mucho más el Líbano o Afganistán”.

-¿Va a haber más participación canaria en misiones internacionales, en breve?

“Sí, sí. El año que viene vamos a Afganistán. En otoño empezaremos a prepararnos para esa misión, posiblemente con la unidad que está en Gran Canaria”.

-¿Le llegan las quejas de las islas no capitalinas por el desmantelamiento de unidades?

“No podemos tener todas las guarniciones. Hay cuatro islas con guarnición. Utilizamos de manera frecuente las magníficas instalaciones de Lanzarote y las de La Gomera y El Hierro. Es rara la semana que no van 30 o 40 hombres a estas islas”.

-¿En qué quedó el proyecto de reunificación de todos los efectivos en la súper base de Los Rodeos y Las Raíces?

“En nada. Fue un proceso de la época de bonanza económica. Está todo parado. Ayuntamiento de La Laguna, el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias se niegan a cualquier tipo de expropiación. Entiendo que está parado y no hay presupuesto ni por su lado ni por el nuestro”.

-Si el catálogo de miembros en Canarias está completo, entiendo que ya no echa de menos aquellos tiempos en los que la mili era obligatoria…

“No, no lo echo de menos.Yo era muy contrario a la mili (risas). Al final, más que un sentimiento de adhesión a España y sus fuerzas armadas, era un elemento contrario. En mi experiencia internacional comprobaba las bondades de un ejército profesional y por eso siempre lo defendí. En lo único que pudiera echarlo de menos es en una formación general, a toda la población, de asuntos de defensa nacional, que ya no llega como antes”.

-¿Cuál es entonces el perfil de candidato a ingresar en el Ejército?

“Ahora mismo no hay oferta. Cada vez que se abre recibimos de todo. Conforme hay más paro, sube el nivel intelectual. Para entrar, lo mínimo es Bachillerato obligatorio, pero los últimos que han entrado son de nivel de licenciatura”.

-¿Lo hacen porque ven en ésta una oportunidad laboral más o porque hay un repunte de patriotismo?

“Hay dos perfiles, el profesional, que normalmente demanda unidades de cierta dureza y operatividad alta; y luego otros muchos que acuden por puro interés en un empleo remunerado”.

-¿Cómo han afectado los recortes del Presupuesto al Mando y las unidades de Canarias?

“Igual que al resto de los españoles. Muchísimo. Nosotros hemos sufrido recortes en Defensa durante los últimos cuatro años. Estamos en una situación realmente angustiosa, igual en Canarias que para cualquier otro sitio. Exactamente igual que el resto de los organismos oficiales. Aún así, soy optimista. Creo que estamos gestionando bien, reduciendo aquello a lo que no podemos llegar y ya está”.

-¿Y nos daría una receta para la crisis que no le comprometa políticamente?

“Optimismo. Hay quien pueda pensar que es fácil donde yo estoy hablar así a una persona que está desempleada, pero realmente creo que el esfuerzo colectivo, la participación de todos, el no ver continuamente el lado malo de todas las noticias influirá muy positivamente para salir adelante”.

-Otros asuntos polémicos son el campo de tiro de Fuerteventura y el radar de Malpaso, en El Hierro, ¿hay avances?

“En Malpaso no hay nada, está parado. En Fuerteventura, y con todo respeto a las autoridades locales ha habido que declarar La Muda y el campo de tiro de Pájara de interés para la Defensa y, en lo que respecta a nosotros, con eso ya está resuelto el problema”.

-¿Por qué el Museo Militar de Almeyda no abre los domingos, cuando las familias tendrían más tiempo para visitarlo?

“Es un cuartel que alberga el Museo, el Archivo Militar y la Biblioteca, de uso público, más otras instalaciones. El museo se ha renovado, vamos a intentar mejorarlo. Hay una iniciativa que estamos negociando con el Ayuntamiento. Estamos abiertos a todas las probabilidades, los domingos o cuando haya demanda, pero realmente cuando más gente viene son los días laborables. Estaremos encantados de abrir los domingos, ya veremos los resultados. Lo que sí pedimos es una colaboración muy estrecha, para incluirnos en todos los programas turísticos, en las rutas de los cruceros, que el autobús turístico pare también ahí y la gente lo vea. Estar en el circuito de los turoperadores es fundamental para que esta iniciativa tenga éxito”.

-En sus pocos meses ante al Mando de Canarias se ha destacado por un número importante de actividades culturales, ¿qué más tiene previsto?

“Me gusta mucho la cultura. Acaba de terminar una exposición de pintura y de uniformes, que ha tenido éxito y ha sido muy visitada. Me gusta abrir las puertas de Capitanía. Nuestros presupuestos son exiguos, así que traeremos lo que podamos”.

-¿Algo concreto relacionado con el Día de las Fuerzas Armadas?

“Hemos preparado un programa que considero interesante y hemos incorporado como novedad una convocatoria para todos aquellos que voluntariamente quieran aportar cuadros. Será una exposición muy interesante”.

El teniente general, durante la entrevista en su despacho de Capitanía en Santa Cruz de Tenerife, ante el director del DIARIO DE AVISOS. / DA

[apunte]

“Los soldados, de la Patria; los muertos, de la familia”

Se hizo paracaidista por contagio. Según relata el teniente general “cuando era cadete en la academia militar, me dejaron vigilando las tiendas, mientras los paracaidistas saltaban a un kilómetro de distancia. A quince metros de mi cayó un chico que se rompió la pierna. Fui a ayudarlo, tenía una fractura importante, y cuando le dije en qué podía ayudarle solo repetía “no se preocupe por mi, no se preocupe por mi; yo aguanto aquí lo que haya que aguantar, localicé al cabo Rodríguez para darle la ametralladora… Lo que hizo aquel soldado me llenó”.

Al propio Muro le ha tocado asumir la muerte de dos miembros en Afganistán: el sargento Manuel Argudín y la soldado Niyireth Pineda (junio de 2011). “No hay consuelo posible”, afirma. “Soy paracaidista y, desgraciadamente en mi vida he tenido que enterrar a muchos compañeros y amigos en situaciones dramáticas. Cuando alguien pierde un familiar de manera traumática, no hay consuelo. Hay solidaridad, estoy cercano e intento facilitar al máximo las necesidades de esa familia, pero desisto de intentar consolar. Tenemos una frase: “Los soldados son de la patria, pero los muertos son de la familia” y en ese trasvase procuramos aportar a la familia todo nuestro cariño y adhesión. Son momentos muy difíciles”.

Muro mantiene comunicación permanente con los heridos en estas misiones. “Son ellos los que vienen plenos de moral, orgullosos de lo que estaban haciendo y asumiendo que la pérdida de una pierna o un brazo se ha hecho por una razón justa, absolutamente comprometidos con esa misión. Sé de su situación en cada momento. De hecho, Yenifer García, que vive en Icod y perdió una pierna en Afganistán, la veré el martes, está muy recuperada y llena de fuerza”. Y añade: “Tienen una enorme fuerza moral; no sé qué pasa cuando una persona tiene un percance de este tipo que psicológicamente sale fortalecido; son hombres y mujeres con una fortaleza interior tremenda”.

[/apunte]