santa cruz>

Parque de los mil usos

Mayores haciendo taichí. | SERGIO MÉNDEZ

CECILIA BARREIRO | Santa Cruz de Tenerife

En las cercanías de las avenidas más concurridas de la ciudad de Santa Cruz, concretamente, entre Madrid, Bélgica y Benito Pérez Armas, se encuentra el Parque de la Granja. Este espacio está considerado uno de los parques urbanos más grandes de las Islas Canarias con aproximadamente 64.340 metros cuadrados.

En la actualidad, tras casi cuarenta años desde su fundación, en concreto 36, que es de cuando data su última construcción, este lugar se encuentra lleno de actividad diaria.
Desde los más pequeños hasta los mayores saben aprovechar el tiempo libre de forma sana y divertida en este lugar rodeado de amplios caminos de asfalto, de tierra batida, césped y plantas.

Ya sea corriendo, jugando, paseando, haciendo yoga o equilibrismo, en este parque tienen cabida muchísimas actividades.

Por ello, incluso, los niños encuentran un espacio destinado exclusivamente a ellos en el parque infantil.

Un niño juega en el columpio conocido como 'la araña'. | S.M.

Por otro lado, no faltan las actividades deportivas ya que posee instalaciones para esta práctica al aire libre como circuitos de footing, pista americana y una zona destinada a los patinadores. Y, además, el distrito tiene la intención de poner máquinas especializadas para que las personas de la tercera edad puedan practicar deporte de forma sencilla y variada.

También, para aquellos que deseen iniciarse en la práctica de la escalada, cuenta con una zona dedicada exclusivamente a ello en donde se puede practicar.

Si se entra a ver otros aspectos del lugar, se observa como también se puede considerar un jardín botánico, ya que, su flora, también posee elementos de gran interés. En el parque abundan los árboles y palmeras y, aunque en menor cantidad, arbustos y herbáceas. Destaca un grupo muy llamativo de palmera real y los cañaverales de bambú y se hallan algunas especies exóticas como el nogal americano o el ombú. Asimismo, existe un grupo de palmeras del aceite traídas del Palmetum de Santa Cruz, que se encuentra en la montaña de El Lazareto.

Pero, si por el contrario se quiere dedicar algo de tiempo a la lectura, en una esquina del parque está situada la Biblioteca Pública del Estado, o si se quiere aprovechar otras opciones, también se puede disfrutar de diferentes servicios que ofrece como acceso a internet, sala de exposiciones, posibilidad de pedir en préstamo películas, vídeos, etc.

Además de encontrarse entre las avenidas más concurridas de Santa Cruz, se puede acceder al parque rápidamente ya que la autopista se encuentra a cinco minutos, y además del parque, se puede disfrutar de los alrededores, en donde hay muchos bares con terraza que se convierten en una buena opción tras un paseo por el parque o una calurosa tarde de verano.

En definitiva, el parque de La Granja, es uno de los rincones para el ocio, el tiempo libre y el entretenimiento más destacado de la ciudad capitalina que merece la pena visitar tanto solo o en compañía de familiares o amigos.

[apunte]Un poco de historia oral

Según cuentan vecinos que han vivido en Santa Cruz antes de que ésta empezase a adquirir los aires que tiene en la actualidad, el parque de La Granja era, propiedad de don Heliodoro Rodríguez López, nombre que lleva el estadio de la ciudad ya que fue jugador y presidente del Club Deportivo Tenerife. Antiguamente, en la granja se vendía fruta y se criaba ganado. El lugar era más famoso por ir a comprarle a “el de las papayas”, apodo que le habían dado a uno de los empleados, don Antonio. Aproximadamente, en los años sesenta, el ayuntamiento compró el terreno y construyó el cuartel de la policía municipal. Ahí nació la famosa María chivata, furgoneta que muchos tinerfeños recuerdan y que iba por todas las calles recogiendo aquello que rompiera la armonía de la ciudad.[/apunte]