energías renovables >

Pérez insiste en que la supresión de las primas a las renovables es un “auténtico mazazo” para Canarias

EUROPA PRESS | Santa Cruz

El vicepresidente y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad del Gobierno de Canarias, José Miguel Pérez, ha insistido una vez más en que la supresión de primas a la generación de renovables acordada por el Estado supone “un auténtico mazazo” a las aspiraciones del archipiélago “y a su obligación” en el objetivo de reducir su dependencia de los combustibles fósiles.

En comparecencia parlamentaria, José Miguel Pérez ha señalado que en la “larga batalla” que supone concienciar a sociedades y gobiernos para obligarles a adoptar medidas que permitan combatir el calentamiento global, territorios como Canarias “no disponen de la capacidad de presión o de negociación para forzar cambios en las políticas de los países más contaminantes”.

En su opinión, “la fuerza de Canarias derivará, en todo caso, de su condición de laboratorio de sostenibilidad, de ejemplo vivo de cómo combinar el desarrollo humano con la preservación del planeta”.

En su intervención, en la que se refirió a los resultados de la Cumbre de Durban, celebrada a finales del año pasado en Sudáfrica, el consejero destacó tres de los acuerdos alcanzados por los 194 participantes: El lanzamiento de un protocolo que se aplicaría a todos los miembros; un segundo período de compromiso para el actual Protocolo de Kioto, y la puesta en marcha del Fondo Verde para el Clima.

Estos acuerdos, según José Miguel Pérez, establece “una hoja de ruta en virtud de la cual deberá llegarse a un acuerdo de recorte de emisiones que deberá ser adoptado a más tardar en 2015, así como la extensión del protocolo de Kioto por un plazo adicional que culminará en 2020″.

En cuanto al Fondo Verde para el Clima, Pérez dijo que se trataría de fijar un precio a las emisiones de dióxido de carbono en todo el mundo con el objetivo de nutrir un fondo destinado a financiar proyectos de adaptación al cambio climático en los países del sur.

“Podría concluirse, por tanto, que los resultados de Durban se han limitado –en el mejor de los casos– a mantener los compromisos de Kioto, que ya sabemos no sólo incumplidos, sino insuficientes para evitar los peores escenarios derivados de continuar emitiendo gases de efecto invernadero”, terminó.