accidente de trafico >

Reducen a 4 años la pena de 15 años al profesor kamikaze que causó 3 muertes

EFE | Toledo

El Tribunal Superior de Castilla-La Mancha ha reducido a cuatro años de cárcel la pena de quince años de prisión que le fue impuesta a un profesor de Talavera de la Reina que causó la muerte a un niño de tres años y a sus abuelos cuando conducía en sentido contrario por la A-5, a la altura de Maqueda (Toledo), con una tasa de alcohol cinco veces superior a la permitida.

La sala de lo civil y penal del tribunal de la región admite así parcialmente el recurso presentado por el abogado defensor del condenado, Guillermo L.G.H., de 56 años, quien también ha sido privado del carné de conducir durante seis años.

La Audiencia de Toledo condenó al profesor el pasado mes de diciembre a quince años de cárcel por tres delitos de homicidio y ahora el tribunal superior le condena por un delito contra la seguridad del tráfico, en concurso con tres delitos de homicidio.

El tribunal, presidido por Vicente Rouco, cuestiona que con la tasa de alcohol que tenía el acusado decidiera de forma consciente seguir por la autovía en sentido contrario a pesar del riesgo que ello tenía para la integridad de las personas, tal y como argumentó el jurado popular el pasado mes de diciembre.

En sus fundamentos jurídicos, el TSJ considera que “carece de toda base razonable” afirmar que el acusado conociera y percibiera el riesgo generado con su conducta.

“Claro que condujo influido por el alcohol -afirma la sala- pero, “no existe prueba alguna” de que asumiera el resultado que causó con su proceder y “resulta más fácil y lógico” sostener que como consecuencia de su estado etílico no asumiera su probable resultado, “si es que pudo habérsele representado”.

Los hechos ocurrieron a las 20:30 horas del 3 de julio de 2007 a la altura del kilómetro 73,800 de la A-5 (Madrid-Badajoz), en el término municipal de Maqueda, en la provincia de Toledo.

Guillermo condujo su ford Mondeo durante diez kilómetros en sentido contrario hasta que chocó con un Ford Laguna en el que viajaban el niño de tres años, Miguel Ángel Peralta, y sus abuelos maternos Santiago Navarro y Milagros Buitrago, de 68 y 67 años, respectivamente, que murieron en el acto.