ENTRE RISAS > MIRIAM PÉREZ MENDOZA, PORTAVOZ DE PARADOS UNIDOS

“Reloj, no marques las horas…”

Miriam Pérez Mendoza. / DA

POR DOMINGO NEGRÍN MORENO

Nos conocimos durante una visita de la viuda de Marcelino Camacho. Llevaba del brazo a Josefina mientras yo la entrevistaba. Al cabo del tiempo me telefoneó para ofrecerme información confidencial sobre los despidos en UGT. Administrativa de la asesoría jurídica del sindicato, Miriam perdió el empleo y, junto a otras mujeres, fundó el colectivo Parados Unidos.

-Mi reloj se ha quedado parado. ¿Qué hago?

“¿Cuerda no le puedes dar?”

-Es de pila.

“Hombre, que se te pare el reloj es indicio de varias cosas”.

-¿De qué?

[Se pone a cantar un bolero y no me he traído el paraguas. Estamos en la terraza del bar Callao, pero le da igual. Ella sigue. Me tapo la cara] “Reloj, no marques las horas…”

-El cambio de hora es un atraso.

“Bueno, lo del atraso contigo me lo creo”.

-¡Oh!

“Siempre llegas tarde a las citas…”

-¿Yo? Estás confundida.

“Te voy a recordar la primera”.

-Acláralo.

“Nos citamos para unas declaraciones en secreto y estuve esperando… ¡Uf!”

-No quería que me vieran. Busqué un atajo y me perdí…

“La que debía ocultarse era yo”.

-Eso pensé después.

“Entraste y te dedicaste a dar vueltas. Mirabas al techo y a las paredes, hasta que te avisé con un ‘¡Pssss!’ La gente imaginaría que íbamos a otro asunto”.

-¿Confías en los periodistas?

“En general, no. Al principio, contigo me temí lo peor. Te hice colocar sobre la mesa la grabadora y el móvil. La bomba fue cuando me pediste las anotaciones porque no entendías tu propia letra. Me fui de allí con la sensación de que había cometido una locura”.

-Es que soy muy despistado.

“Más que despistado, eres un ser extraño”.

-Te has dado cuenta tú también, ¿no?

“Salta a la vista”.

-¿En qué está trabajando el colectivo?

“La situación es sangrante. Ahora mismo, estamos volcados en la exigencia de que se creen comedores sociales. No como caridad, sino como un derecho. Emprenderemos acciones de protesta llamativas y contundentes. Vamos a por todas”

-¿No temes las consecuencias?

“Nosotros queremos que la gente de Canarias tenga para comer. Y, sí, existe el riesgo de que nos llevemos una propina”.

-Galletas para el desayuno, el almuerzo y la cena…

“¡Que sean integrales!” [Carcajada]. Somos muy respetuosos con las fuerzas de seguridad del Estado. Hemos intercambiado impresiones con policías y desde aquí lanzo el mensaje de que son trabajadores, empleados públicos, que también sufren los recortes”.

-¿Te gusta algo de la reforma laboral?

“Nada. La reforma laboral proporciona muchos beneficios al capitalismo. Está hecha a la medida de los grandes empresarios”.

-¿Se han cometido muchas animaladas en nombre de la humanidad?

“Yo no las llamaría animaladas. Como animalista que soy, opino que los animales tienen más sentimientos que los capitalistas”.

-¿Qué fue primero, el gallo o la gallina?

“La gallina tuvo que haber sido lo suficientemente lista como para poner el huevo”.

-Pero…

“Los machos se ponen gallitos”.

-¿Cuántos son en la asociación?

“Activistas somos treinta, pero la plataforma se extiende a unos doscientos y pico. Nos apoyan personas que están empleadas, como un psicólogo”.

-Conozco a una psicóloga que dice que la vuelvo loca.

“No me extraña”.

-¿Por qué?

“¡Ese perfume!”

-Hoy llevo Nenuco.

“Precisamente”.

-[Charlamos sobre perfumes] ¿El sistema huele a podrido?

“Apesta”.

-¿En qué condiciones regresarías a UGT?

“En condiciones maravillosas y altamente confidenciales”.

-No lo capto.

“Ahí está la gracia”.