la entrevista>

“Si sigue la situación así, llegaremos a 16.000 parados”

Arrocha aboga por crear un foro con políticos y empresarios para buscar salida a la crisis. | CÉSAR BORJA (ACFI)

DAVID SANZ | Santa Cruz de La Palma

En octubre se cumplen cuatro años de Francisco Arrocha al frente del sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.) en La Palma, isla donde tiene la mayor representación en la actualidad. Cerca de cuatro años muy complejos, donde al grave drama del desempleo hay que sumarle también el desgaste que ante la opinión pública ha tenido que hacer frente el sindicalismo español. Un hombre de la lucha canaria, del barrio capitalino de Mirca, Francis Arrocha comenzó su vida sindical para hacer frente a los enormes problemas laborales que padecía en el Hospital de Dolores, donde comenzó hace 24 años. Jornadas de 17 horas diarias, seis meses trabajando sin librar un día, seis años sin vacaciones, etc. La gota que colmó el vaso fue cuando, siendo luchador, “me partí un pie y tuve que trabajar enyesado”. Esto le llevó definitivamente a entrar primero en el sindicato UGT y, dos años después, pasarse a Comisiones.

-¿No teme que volvamos laboralmente a esa época de sus inicios en el Hospital de Dolores?

“No es que vayamos a volver, sino que eso está pasando en estos momentos en muchos sectores. La diferencia es que durante aquel período se iba un poquito a mejor y ahora vamos en retroceso, lo que complica más las cosas porque quieres defender los derechos que tienes, pero te los van quitando a marchas forzadas. Hay empresas que no son conscientes y machacan mucho al trabajador, programando jornadas inhumanas, pagando a los tres meses una parte o trabajando los fines de semana. Si llegamos a la situación de esos años que yo viví, no sé si podremos hacer algo, porque lo que veo es que al sindicato hay que hacerlo desaparecer como sea. Quiero dejar claro que si bien los políticos son elegidos, los representantes de los trabajadores también lo son, pero por un porcentaje entre el 75% y 85%. Además, no hay ninguna organización social, aparte de la Iglesia, con esa capacidad social, lo que nos da poder para detener los abusos que muchas veces se cometen”.

-¿Hay una campaña de descrédito contra los sindicatos?

“Sí. Primero se empezó a desprestigiar a los sindicatos, para después seguir con los funcionarios, a quienes se les acusa de ser unos privilegiados. Con todo, se está dando la paradoja de que cuanto más nos atacan, más afiliados tenemos”.

-¿No han olvidado a los parados, sin tomar medidas más contundentes en la pasada legislatura?

“Pienso que se tardó mucho en convocar la huelga general cuando gobernaba el PSOE. Ha habido por parte política y sindical quizá un antes y un después, que ha llevado a una cierta acomodación sindical a nivel estatal. Como veníamos de una etapa de bonanza, nos ha costado coger la senda del sindicalismo puro y duro. Quizá en ese aspecto, el parado se sintió abandonado porque no veía movimientos. No hemos sabido llegar a esos parados para movilizarlos. En La Palma hay 10.300 parados y en las manifestaciones, cuando más personas se ha concentrado, solo han sido unas 4.000”.

-¿Hasta dónde puede seguir creciendo el paro en La Palma sin que se llegue a producir una auténtica fractura social?

“Aquí hay catorce ayuntamientos, en una isla pequeña, con muchos funcionaros, los jóvenes se van y queda mucha gente mayor que vive de su jubilación. Hasta ahora se ha vivido relativamente bien por los empleados de la función pública y las pensiones de jubilación, pero esta situación ya no es suficiente y se está empezando a ver que la gente recurre a plantar los canteros que están abandonados. Nosotros creemos que si sigue la situación así, llegaremos a 16.000 parados a final de año. La reforma laboral, que hizo lo que hizo, más los recortes presupuestarios, se van a notar. El turismo, que parece que mejora un poco, no va a generar más empleo que en otras islas. Lo que está pasando es que se mantiene el mismo número de trabajadores haciendo el doble de horas y con el mismo sueldo”.

-El sector del plátano sí parece que está escapando de la quema.

“Dentro de los últimos meses de trabajo que han sido muy desagradables, en el sector del empaquetado hemos tenido una buena actuación, donde la patronal también ha sido consciente de la situación y ha mostrado una buena predisposición. Gracias a que hemos firmado el convenio de los empaquetados de plátanos, donde cedimos el plus de antigüedad a cambio de una bolsa de vacaciones a los trabajadores, hemos dado estabilidad durante dos años al sector”.

-¿Hubiera sido bueno para La Pal ma tener mayor desarrollo turístico para afrontar la crisis?

“No estoy a favor de un desarrollo masificado. Pero sí creo que debería haber otro complejo hotelero. Al estar centralizado solo en dos zonas, olvidamos la parte norte donde debería haber un hotel pequeño y rural, para potenciar ese turismo verde. No es que le haya ido bien o mal, sino que no se hizo en el momento en que había que hacerlo. Una vez llegamos a esta situación, dicen que había margen de maniobra, pero no porque se hiciera bien, sino porque no se hizo nada”.

-¿Qué va a suponer la paralización casi total de la obra pública por los recortes presupuestarios?

“Nosotros tenemos el 54% del global de las elecciones sindicales, pero hemos perdido delegados porque han cerrado empresas de construcción. La construcción en La Palma está fatal y tendrá que reconvertirse a otro sector, probablemente a la agricultura. La carretera del Norte si no la terminan, por lo menos deberían adecentarla porque va a matar económicamente el norte de la Isla. La playa de Santa Cruz de La Palma es un problema social”.

-¿Qué se puede hacer desde La Palma para tratar de contribuir a frenar el impacto de la crisis?

“Debemos crear un órgano, pero no uno más de estos que se crean y no sirven para nada, donde estén representados los agentes sociales, empresarios y políticos, para que empecemos a mirar hacia dentro y ver los recursos que tenemos en la Isla. Y acabar así también, de una vez por todas, con las diferencias entre los empresarios y los sindicatos. Debemos intentar hacer este foro de trabajo para mirar lo que tenemos en la Isla, porque lo que viene de fuera llega totalmente limitado”.