SANTA CRUZ >

Si Viera levantara la cabeza…

Imagen del estado actual de la escultura de Viera y Clavijo, remitida por la asociación vecinal en defensa de la rehabilitación del parque. / DA

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

Si el ilustre -nunca mejor dicho- botánico e historiador José Viera y Clavijo levantara la cabeza y viera el estado del parque que lleva su nombre en la capital de su Isla natal, sin duda desearía volver a dejarla bajo tierra. Quizás por este motivo, los vándalos decapitaron la escultura del insigne realejero que preside el recinto. Y es que el estado del llamado parque “cultural” hace años que sobrepasó el calificativo de lamentable. Ahora, los vecinos claman a las administraciones local, insular y regional, que continúen las obras de remodelación que, precisamente, iniciaron la agonía del espacio.

Con el fin de devolver al parque todo su esplendor botánico, cultural y popular, a principios de este año se constituyó la Asociación por la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo, impulsada, en primer momento, por antiguas alumnas del colegio de la Asunción que desde 1929 hasta 1978 ocupó el edificio-iglesia principal. La presidenta de la asociación para la rehabilitación del Viera y Clavijo, Ana Mendoza, celebra que una parte del recinto ya se haya abierto al público, aunque reclama una mayor seguridad en las instalaciones y alrededores.

Cuestión de ideas

En este punto, Ana Mendoza especifica que el fin último de la asociación es frenar el deterioro y resucitar uno de los pulmones de la capital para que se beneficien sus vecinos y visitantes. “El parque es de todo Santa Cruz. Yo ni vivo por la zona, pero le tengo mucho cariño y lamento su estado”, deplora Mendoza.

La presidenta añade que en este tiempo han mantenido varios encuentros con las administraciones. “Nos responden que no hay dinero. Pero no es falta de dinero sino de ideas”, aclara la presidenta y añade que “el dinero se busca debajo de las piedras” y que “no hay que descartar la iniciativa privada”.

En la misma línea, desde la Plataforma Pro Parques y Jardines, integrada por diversas asociaciones de la Isla, señalan a la negligencia, la dejadez y la falta de conciencia que las instituciones públicas mantienen con este céntrico parque público.

“Queremos que se arregle de cualquier manera y que vuelva a darse al Viera y Clavijo el uso que Santa Cruz y el propio parque merecen”, apunta el miembro de la plataforma Abel Román Hamid, quien añade que “Ayuntamiento, Cabildo y Gobierno autónomo tienen que ponerse las pilas para arreglarlo”.

Trabajo conjunto

Con el fin de que el parque no caiga en el olvido ni de los vecinos ni de las instituciones, el próximo 26 de abril la Asociación por la Rehabilitación del Parque Cultural Viera y Clavijo ofrecerá una conferencia-coloquio bajo el título Historia, presente y futuro del parque cultural Viera y Calvijo. La cita contará con la participación de un grupo de expertos, encabezado por el presidente del Colegio de Arquitectos de Santa Cruz de Tenerife, Federico García; el arquitecto especializado en rehabilitación de edificios históricos Sebastián Matías, y el cronista oficial de la Ciudad de Santa Cruz de Tenerife, Luis Cola.

“Lo importante es encontrar un uso adecuado al edificio y financiación para hacerlo. Es difícil pero sí se puede ir allanando el camino para cuando hayan posibilidades de actuar”, expone el presidente del Colegio de Arquitectos. Por último, García adelanta que su ponencia versará sobre las diferentes posibilidades de uso del parque ya que, a su juicio, “a la vista de los acontecimientos, está claro que el uso cultural no ha dado resultados”.

[apunte]

Patrimonio abandonado

En 1903 una congregación de monjas belgas construyó una iglesia neogótica donde actualmente se encuentra el parque Viera y Clavijo. Un año más tarde adquirieron las fincas aledañas.

1924. El templo compartió su uso con el del colegio La Asunción, que estuvo abierto hasta 1978. La Asociación por la Rehabilitación del Parque Viera y Clavijo desea que vuelva a abrirse la capilla.

El cierre inicial por las obras y su posterior paralización han propiciado el deterioro y uso inadecuado del parque. Graffitis y diversas pintadas pueden apreciarse en la cara exterior que da a la avenida San Sebastián.

El teatro Pérez Minik y la escultura Femme Boutelle, de Miró, son otros de los tesoros del parque, junto a su diversidad vegetal, en la que destaca la ceiba centenaria.

[/apunte]