Tenerife deja de sufrir el año más seco gracias a la lluvia de Semana Santa

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Las lluvias recogidas en la última semana han permitido a la Isla dejar de padecer ya el año más seco de las últimas siete décadas. Así lo reflejan los datos de las estaciones meteorológicas de Agrocabildo distribuidas en todo Tenerife, indicó a este medio el consejero insular de Aguas, Jesús Morales.

A pesar de las precipitaciones de Semana Santa, que se distribuyeron por todo el espacio insular, el responsable de Aguas indicó que desde el Cabildo se seguirá trabajando en las medidas para garantizar los recursos hídricos durante este verano.

Aunque ya estadísticamente Tenerife no esté pasando el año más seco de los últimos setenta -puesto que en los inviernos de los años 94-95 y el 82-83 se registraron cifras aún peores- Morales indicó que la Isla está todavía en los niveles de sequía, a la espera de ver lo que ocurre en los próximos días. Precisamente, por la falta de precipitaciones, desde finales de abril la Corporación insular puso en marcha una serie de acciones para intentar paliar los efectos de esta sequía, sobre todo de cara al sector agrícola y ganadero. Esto se debe a que debido a que las balsas, que están solo al 25% de su capacidad, son las que aportan los recursos hídricos a esta actividad.

Por contra, los pozos y las galerías, que según la Corporación insular están a unos niveles óptimos, surten el consumo humano.

Entre las acciones ejecutadas está el acudir a pozos y galerías ociosos; esto es, que hasta el momento no estaban siendo utilizados. Además, el Cabildo se está reuniendo con los distintos municipios de la Isla con el fin de ir elaborando una serie de medidas a medio y largo plazo. Aunque no entró a detallar cuáles serán las acciones concretas, el consejero de Aguas adelantó que se trata de mejorar y facilitar las conexiones entre los po-zos y las balsas insulares.