Güímar >

“Tita dejó las cosas atadas para que el pacto siguiera sin ella”

Carmen Luisa Castro, en la plaza del Ayuntamiento de Güímar. / NORCHI

NORBERTO CHIJEB | Güímar

Carmen Luisa Castro, primera teniente alcalde del Ayuntamiento de Güímar, califica de positiva la gestión del pacto que suscribieron hace cinco años su partido, el PP, con el PSC.

-¿Cómo esta siendo el mandato municipal sin la exalcaldesa Vicenta Díaz, Tita, y la convivencia con el PSOE?

“Sin lugar a duda, la ausencia de Tita es notable y sería injusto decir que no ha dejado huella. Tita fue todo un ejemplo a seguir y de quien yo, personalmente, aprendí mucho. Dejó muchas cosas atadas para que su grupo en Güímar siguiera sin ella. Es decir, seguimos manteniendo la línea de gobierno que ella nos inculcó y que desde nuestro punto de vista es la acertada. Con respecto a la convivencia, es cierto que las relaciones entre los concejales del grupo de Gobierno han sido buenas. Hay diferencias como en todos lados pero, de momento, el pacto sigue adelante porque nos mueve un mismo interés, el bienestar de los vecinos del municipio”.

-¿Ha tenido usted algún tipo de presión para romper el pacto o cree que las ha tenido más bien Rafael Yanes por aquello del actual Gobierno de Canarias?

“El Partido Popular a nivel insular nunca nos ha obligado a pactar ni con unos o ni con otros y mucho menos nos ha exigido romper los pactos suscritos, si no hay motivos para hacerlo. Nosotros, a diferencia de otras formaciones políticas, tenemos total libertad de decidir en nuestro municipio. Verdaderamente, no hay razón para hablar de presiones. Presumimos de un entendimiento cordial y necesario, pero sí es cierto que mantenemos una vigilancia exhaustiva por si los criterios del acuerdo se separan o entran en contradicción”.

-En todo caso, ¿no cree que con ese gobierno el PP de Güímar hipoteca sus opciones de llegar algún día a la Alcaldía?

“Personalmente, creo que la única hipoteca que hay para llegar a la Alcaldía en un futuro será gracias a la gestión que hicimos en el mandato pasado y la que hagamos en este. El pacto, tal y como lo concebimos desde el grupo al que represento, obedece a circunstancias puntuales y contextos concretos. Asimismo, éstos pasan por evaluaciones periódicas en las que tratamos de resolver problemas, de modo que no tratamos de hipotecar o eternizar los pactos”.

-Cuando hablamos de Güímar, hablamos de la polémica de los áridos, de la situación de Agache, del paro… ¿Cuáles cree usted que son sus principales problemas?

“Creo que problemas hay en todos los municipios, pero hay que ayudar a los vecinos a vivir cada día mejor garantizándoles los servicios básicos. Quiero recordarle que quien detuvo la extracción de áridos fue Vicenta Díaz como alcaldesa, gobernando con CC y PSC, al igual que la problemática de la situación del litoral de Agache, la cual, capitaneó la propia Tita, poniéndose al frente de los vecinos, con un abogado y ganando una sentencia en la Audiencia Nacional, y que ahora, gracias a la modificación de la Ley de Costas, que esperamos se haga en breve, estoy segura que se solucionará definitivamente. Aunque es cierto que el alcalde actual ha continuado el trabajo, sería injusto olvidarnos que quien comenzó la lucha en estos dos grandes temas fue Vicenta Díaz. Es verdad que tenemos problemas de paro, pero para ello desde la Agencia de Desarrollo Local se están incentivando a los emprendedores y autónomos a la hora de gestionar su empresa y crear puestos de trabajo”.

-Sus vecinos se quejan de que Candelaria le ha quitado protagonismo a Güímar, tanto que, por ejemplo, las guaguas de Güímar a Santa Cruz tienen que pasar todas por Candelaria.

“El crecimiento de Candelaria es indudable, especialmente en su núcleo costero. Es lógico que en un mundo interconectado, en el Valle de Güímar se potencien aquellos núcleos más poblados, quedando lejos esa pérdida de protagonismo de la que usted menciona. Güímar no tiene nada que envidiar a Candelaria. Hoy por hoy la actividad comercial es mayor que en Candelaria, el índice de paro es inferior que en el municipio colindante y nosotros tenemos muchos servicios que Candelaria no tiene. No todo debe ser crecimiento demográfico. Nosotros apostamos por un crecimiento armónico, necesario y para ello es conveniente una correcta coordinación entre los distintos municipios. El abanico de ofertas es desplegable para ambos lados y las rivalidades entre vecinos son típicas de otras tierras y no de la nuestra”.

-Con la que está cayendo, ¿no sería conveniente que Candelaria, Arafo y Güímar mancomunaran servicios?

“Creo que sería una solución viable y eficaz, que abarataría los costes y, por ende, ayudaría a descargar las deficiencias de las arcas municipales de los tres ayuntamientos de esta comarca sureña. El partido al que represento, el PP, firmó un acuerdo pre-electoral con los tres candidatos populares para, en el caso de que el Valle de Güímar estuviera gobernado por estos, la mancomunidad de servicios fuera hoy en día una realidad”.