arona>

Un corte de agua aviva el conflicto entre los ocupas y el Ayuntamiento

Una de las familias de ocupas, con un policía local, en el momento en que llegaron al lugar periodistas. | DA

VICENTE PÉREZ | Arona

Tres familias en paro y con hijos de corta edad continúan ocupando tres de las 11 viviendas de protección oficial de Llano del Rey, abandonadas y sin adjudicar 24 años después de construidas. Estos vecinos han denunciado al Ayuntamiento de Arona por vía judicial invocando la protección a la que por ley tienen derecho los menores, y a su vez el Consistorio ha iniciado expediente para desalojarlos de estas casas y tapiarlas.

Ayer, el conflicto se reavivó por una avería que dejó sin agua de abasto a los núcleos de El Pilón, La Sabinita y Montaña fría, por lo que Canaragua, que precisaba realizar trabajos en Llano del Rey, y, ante la negativa de estos vecinos a permitírselo la noche anterior, requirió la presencia de agentes municipales para que acompañara a sus técnicos, según la versión facilitada por el inspector jefe de la propia Policía Local, Miguel Miranda, quien confirmó que, junto a esta reparación, Canaragua iba a cortar el agua a estas personas, dado que la toman de la red ilegalmente.

La concejal de Vivienda, Marta Melo, reiteró que estas viviendas no reúnen condiciones para su habitabilidad, al carecer de instalación eléctrica autorizada y de fosas sépticas y que ya son varias las ocasiones en que en ese mismo lugar se producen averías en la red de agua y de luz, que afectan a todo el vecindario. Melo subrayó asimismo que a estas familias les ha ofrecido ayuda Servicios Sociales, aunque éstos la consideran insuficiente.

Uno de los ocupas, Jonathan Ramos, de 30 años, gruísta parado y sin prestación (que vive con su mujer, y sus dos hijos, uno de tres meses y otro de 15 meses), negó que fueran ellos los responsables de la avería, y tachó de “exagerado” el despliegue policial. También acudió ayer allí la Guardia Civil, llamada por los propios ocupas, quienes expusieron a los agentes de la Benemérita que no les podían cortar el agua sin orden judicial porque tienen menores a su cargo y porque el caso está pendiente de que el Juzgado resuelva su denuncia.

Incluso una madre se sentó sobre una tanquilla y dejó claro que de allí no se movería, porque no podían dejarles sin agua con niños, uno incluso recién operado. Ramos y testigos de los hechos añadieron que, al llegar los reporteros de un canal de televisión, se retiró la mayoría de los agentes. Así las cosas, la citada fuente policial informó de que, dada la reacción vecinal y al haber “mujeres y niños”, no se les cortó el suministro, aunque sí se ha denunciado a estos ocupas por “desobediencia a la autoridad y defraudación de agua”.